E835b8082cf4083ecd0b470de7444e90fe76e6d01ab1164594f4c4 640 funeral

funeral photoPor  Manuel C. Morais

La Biblia da una interpretación de la muerte muy diferente a la dada por la ciencia. Para aquella la muerte representa no el fin de la vida, sino el comienzo de su plenitud. En lugar de disolverse al mismo tiempo que el cuerpo, el espíritu continua su ascensión, y sin perder su personalidad vuelve a Dios que lo dio: “Volverá entonces el polvo a la tierra, como antes fue, y el espíritu volverá a Dios, que es quien lo dio” (Eclesiastés 12:7).

Desde hace dos mil años centenas de millones de hombres y mujeres mueren en paz, con la certeza de que vivieron para la vida, y a su tiempo se reunirán con sus seres queridos.

Dios promete al ser humano no solo la inmortalidad de su espíritu unido a un cuerpo glorificado nuevo, sino también vivir con Dios en una felicidad sin fin (Apocalipsis 21:3-6; Romanos 8:18).

Es probable que no sean necesarios muchos siglos ni milenios para que el secreto de este enigma sea desvelado porque hay nuevos indicios de que los seres humanos fueron hechos para creer en Dios. Los más recientes fueron presentados por Andrew Newberg, profesor de la Universidad de Pensilvania con una teoría biológica de la creencia que, según el plantea, proporciona una base neurológica de la gran sed humana de Dios. La teoría  hace de Newberg una figura destacada de la emergente ciencia neurológica, que explora los nexos entre la espiritualidad y el cerebro. Su investigación sugiere que todos los sentimientos humanos tienen raíz, no en la emoción o en una inclinación voluntaria, sino en la conformación genética del cerebro, lo que significa que el cerebro humano fue concebido para experimentar la realidad de Dios.


Este artículo fue publicado en Icon of Revista Verdad y Vida OCT-DIC 2015 Leer fácil Revista Verdad y Vida OCT-DIC 2015 Leer fácil pdf [1090 descargas 2.6 MB]

Contenido de la Revista:

Foto por Tobyotter

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.