Cambiando la lluvia en arco iris

En Mansfield Park de Jane Austen, la tía Norris no podía estar feliz por su sobrina Fanny Price. Cuando el primo Edward sugirió darle a Fanny un caballo, la tía Norris objetó que sería demasiado. Cuando Fanny fue invitada a un baile, la tía Norris pensó que no era apropiado para ella. Después de todo, Fanny no era de la parte noble de la familia y no lo merecía.

¿Has conocido a alguien así? ¿Alguien que no puede soportar la bendición de otros? Quizás seas así. Yo lo he sido de vez en cuando. A veces, en lugar de gozarnos con otros, ya sea por celos, lástima o clara malicia, decimos o hacemos cosas para entristecerlos.

Muchos cristianos, incapaces de aceptar la magnitud de la gracia de Dios, añaden condiciones a todo, desde para ser miembro de la iglesia a la clase bíblica de los niños, e incluso para la salvación. ¡Ser aceptado por Dios no puede ser tan fácil como simplemente creer! Sin duda, las personas necesitan ser conscientes de lo horrible que es el pecado para Dios, y cuán airado está con él, tienen que mostrar su arrepentimiento con una carga de miseria y sufrimiento emocional, y años de buenas obras.

¿O no es así?

multitud photo¿Te preguntas todavía cómo Dios permite que todos entren a la fiesta de la gracia, sin importar la gravedad de sus pecados? ¿Cómo puede pagar lo mismo a los trabajadores que llegaron los últimos a la viña, que a aquellos que empezaron a trabajar al amanecer? ¿Cómo puede dar la bienvenida al hijo pródigo que no se había dado ni un baño?

Comprender el concepto de la inclusión en el Dios Trino es hermoso. El Padre, el Hijo y el Espíritu se incluyen en todo. Ninguno hace nada por sí mismo. El amor que goza el Padre, el Hijo y el Espíritu inunda a toda la creación y nos incluye a todos, a cada ser viviente desde el principio al fin. Nadie queda fuera. Nadie debe sentir el aguijón del rechazo o el abandono.

Cada persona que ves, y las que no ves, todas las que han vivido o vivirán están  incluidas en la vida de Dios. No hay excepciones. Algunas elegirán excluirse a sí mismas, pero nuestra tarea es amar e incluir a todas lo mejor que podamos y dejar el juicio a Dios.

¡Qué diferencia haría esta comprensión a las iglesias en todas las partes! No puedo imaginar cuantos tratados tendrían que volver a escribirse si esta verdad fuese abrazada. La oración del pecador se convertiría en la del amado o la del creyente.

¿Puedes ver la imagen de los brazos amorosos de Dios abrazando a alguien que puede que todavía necesite un baño, ropa limpia y una comida, pero que está agradecido, feliz y amado? Si la tía Norris hubiese entendido esto podría haber contribuido, no solo a la felicidad de su sobrina, sino también a la suya. Podría  haber cambiado la lluvia que arruina el desfile por un arco iris, con bendiciones para todos, como es la intención de Dios.


Este artículo fue publicado en Icon of Revista Verdad y Vida OCT-DIC 2015 Leer fácil Revista Verdad y Vida OCT-DIC 2015 Leer fácil pdf [1110 descargas 2.6 MB]

Contenido:

Foto por ferlomu

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.