Las tareas domésticas

Madres Abnegadas Número 2

Las tareas domesticas

Como madre, ¿Alguna vez haz mirado con envidia la vida de otras mujeres?

Los estilos de vida diferentes al nuestro a menudo parecen glamorosos y emocionantes, porque, seamos sinceras, limpiar narices y cocinar macarrones con queso no parece ser tan glamoroso.

A veces, sin embargo, las madres perdemos de vista la voluntad de Dios para nosotras, ya que nuestras tareas parecen demasiado obvias u ordinarias.

Pero Dios mismo se ocupa de tareas domésticas repetitivas cada día: nos alimenta, nos cuida, nos cura las heridas, cuida las plantas y animales, hace llover, etc.

¿Cuáles tareas domésticas a puesto Dios para tí este día?

¿Cómo las comparas con lo que Dios hace cada día por nosotros y el planeta?

Únete a la conversación y comparte tus pensamientos en la sección de comentarios.


Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.