Las Leyes del Antiguo Testamento Antes de Moisés

Aunque las leyes de Moisés son en realidad el centro de la controversia, la historia no comienza con Moisés. Ésta empieza en el Jardín del Edén. Este estudio tiene que ver con leyes que existieron antes de Moisés.

  1. ¿Existía el pecado antes de que se le diera la ley a Moisés? Romanos 5:13. Puesto que el pecado implica la existencia de la ley, ¿se podría concluir que había ley antes de Moisés? Mismo versículo.

COMENTARIO: En los versículos 12 al 14, Pablo está hablando acerca del tiempo que había pasado entre Adán y Moisés. El pecado entró al mundo por medio de un hombre, Adán. La paga del pecado es la muerte, y Pablo nos dice que la muerte entró al mundo por medio de Adán. Todos los humanos, con excepción de Jesús, hemos pecado (Romanos 3:23), y por lo tanto, la muerte tiene poder sobre todos.

En el versículo 13, Pablo usa la palabra ley en dos sentidos diferentes. Una ley fue dada por medio de Moisés, pero antes de que se diera esa ley en particular, ya existía una ley más básica.

Durante el tiempo que transcurrió entre Adán y Moisés, todo el mundo pecó. Todos hacían cosas que Dios no quería que hicieran. La ley de Dios existía, aunque no se había dado por escrito, y todo mundo estaba transgrediendo esa ley que no había sido escrita. La muerte, por lo tanto, pendía sobre todas esas personas aunque no quebrantaran un mandamiento específico, como en el caso de Adán. No trataban a los demás de la manera en que debían hacerlo.

  1. ¿Qué mandamiento específico les dio Dios a Adán y Eva? Génesis 2:16-17. ¿Qué otros mandamientos les dio? Génesis 1:26-30.

COMENTARIO: Como Creador, Dios tenía ciertos derechos. Tenía el derecho de decirles a Adán y Eva qué hacer. También tenía la sabiduría de saber lo que necesitaban. Adán y Eva debieron haber obedecido, pero actuaron en forma egoísta, y pecaron. Querían sabiduría, pero trataron de obtenerla por sus propios medios en lugar de recibirla en forma legítima. El resultado fue muerte para ellos y para todos sus descendientes. Todos los seres humanos tienen un egoísmo que los predispone a pecar. Todo el mundo peca, y por lo tanto, todos necesitan el sacrificio redentor de Jesucristo, como lo explica Pablo en Romanos 5.

  1. ¿Cómo le advirtió Dios a Caín acerca de la tentación de pecar? Génesis 4:6-7. ¿Qué pecado cometió Caín? Versículos 8-11.

COMENTARIO: Caín tenía su propia definición de lo bueno y lo malo. Sabía que su actitud hacia su hermano era mala. Dios le dijo a Caín que resistiera su naturaleza pecaminosa, pero, en lugar de hacerlo, permitió que su naturaleza lo dominara, y mató a su hermano. Esto fue un pecado aunque no hubiera ley escrita que lo dijera.

Todos los seres humanos normales tienen una conciencia, un sentido innato de lo bueno y lo malo. A esto es a lo que se refiere Pablo en Romanos 2:14-15. Por naturaleza, Dios ha escrito un sentido moral, una ley, en los corazones de los seres humanos. Su entendimiento de lo correcto y lo incorrecto no es perfecto, pero toda persona en su sano juicio tiene al menos un concepto básico de lo que es correcto y lo que es incorrecto, de amor y de egoísmo. Aunque todo el mundo falla, algunas personas en realidad tienen buena conducta cuando ésta se compara con otras. Por naturaleza, hacen cosas que exige la ley de Dios —no nos referimos a los rituales de Moisés, sino a requisitos más generales de la ley, los cuales existían aun antes de Moisés.

Aunque muchos se esfuerzan por hacer lo que ellos creen que es correcto, nadie es perfecto. Muchos otros escogen vivir en forma egoísta, violando las normas de la sociedad. La historia bíblica nos cuenta que la gente se volvió cada vez más violenta y que Dios los destruyó con un diluvio (Génesis 6:11-13). Después del diluvio, dio una advertencia adicional con respecto al mandamiento de no matar (Génesis 9:5-6). También estableció un pacto o acuerdo con Noé, prometiéndole que no destruiría más la tierra con un diluvio (v. 8-11).

  1. Antes del tiempo de Moisés, ¿era pecado el adulterio? Génesis 20:1-7; 39:9. ¿Era también incorrecto que Abraham engañara a Abimelec? Génesis 20:9. ¿Consideraba la gente que la honestidad era buena y que el robar no era bueno? Génesis 30:33.
  2. ¿Qué mandamientos adicionales le dio Dios a Abraham? Génesis 12:1. ¿Qué bendiciones le prometió Dios si Abraham obedecía? Versículos 2-3. ¿Obedeció Abraham? Versículo 4. Más adelante, ¿qué promesas adicionales le hizo Dios a Abraham? Génesis 15:5. ¿Cuál fue la respuesta de Abraham a estas promesas? Versículo 6. ¿Cuál fue el resultado de la fe de Abraham? Mismo versículo.

COMENTARIO: Abraham le creyó a Dios y, por lo tanto, se consideró que tenía una relación correcta con Dios aun sin ser perfecto. Abraham creyó la sorprendente promesa de Dios, y también tuvo suficiente fe para hacer lo que Dios le pidió que hiciera. Aunque el mandato de Dios parecía contradecir su promesa, Abraham estuvo dispuesto a obedecer. Pero fue la fe y no la obediencia lo que le fue contado como justicia. La actitud del corazón, la cual da cuenta de la conducta, fue considerada más importante que el resultado.

También vemos esto en la historia de Abimelec. Abimelec apeló a su conciencia (Génesis 20:5). Era inocente no porque sus acciones eran inocentes, sino debido a que sus motivaciones sí eran inocentes. Había actuado de buena fe, de acuerdo con su conciencia, y Dios honró esa actitud (v. 6).

Pero volvamos a la historia de Abraham en Génesis 15. Después de que la fe de Abraham le fue contada por justicia, Dios hizo un pacto especial con Abraham, en el que se enfatizaba la promesa de Dios de bendecirlo con muchos descendientes (v. 8-20). No se estipularon condiciones en este pacto. Sencillamente le fue dado a Abraham como promesa. Dios ya sabía que Abraham sería fiel.

  1. Varios años después, Dios reafirmó su pacto con Abraham (Génesis 17:1-8). De ahí en adelante, ¿qué costumbre iba a servir como señal del pacto? Versículos 9-14. ¿Fue obediente Abraham? Versículo 23.
  2. Después de muchos años, Dios una vez más le dio un mandamiento especial a Abraham. ¿Cuál fue ese mandamiento? Génesis 22:1-2. ¿Obedeció Abraham? Versículos 3-10. ¿Continuó obedeciendo Abraham durante toda su vida? Génesis 26:5.

COMENTARIO: Abraham obedeció todos los mandamientos de Dios. Pero como ya hemos visto, Abraham no era perfecto. Se rió de la promesa de Dios (Génesis 17:17). Engañó a Abimelec transigiendo la fidelidad conyugal de su esposa. Tampoco le fue fiel a su esposa, porque ante la insistencia de Sara, Abraham tuvo relaciones con Agar, la sierva de su esposa (Génesis 16:1-4), lo cual pronto condujo a celos y a otros problemas familiares. En ocasiones, Abraham mostró debilidad en su fe, pero en todo tiempo confió en Dios, y su fe le fue contada por justicia (Génesis 15:6).

La fe de Abraham se demostró dramáticamente cuando Dios le pidió que sacrificara a su hijo. Abraham obedeció, aunque pareciera que al sacrificar a su hijo no se iba a cumplir la promesa de Dios. Tenía fe en que Dios de alguna manera la cumpliría —y Dios la cumplió. Esto también ilustra la importancia de la fe, porque el sacrificio que Dios le pidió a Abraham no habría sido permitido bajo la ley de Moisés. Abraham fue contado como justo por medio de la fe, no mediante lo que ahora se llama la ley de Moisés.

Los mandamientos específicos de Dios para una persona o para un pueblo en determinado tiempo no son siempre exactamente iguales a los mandamientos de otro tiempo y para otras personas. A nosotros no se nos exige obedecer los mandamientos que Dios le dio a Adán. El mandamiento que Dios le dio a Noé de que construyera un arca tampoco se aplica. El mandamiento que Dios le dio a Abraham de que ofreciera a su hijo como sacrificio humano está expresamente prohibido hoy en día. Los mandamientos específicos pueden cambiar de época en época, aunque el principio fundamental, la lealtad a Dios, sigue siendo igual. Todos deben obedecerle a Dios según los mandamientos que Dios les dé. Abraham obedeció todas las leyes, requisitos y decretos que Dios le dio.

Si Abraham hubiera obedecido la ley de Moisés, hubiera sido infiel, porque hubiera rehusado sacrificar a su hijo. Por otra parte, si Moisés hubiera tratado de obedecer el mandato que Dios le dio a Abraham, entonces también hubiera sido infiel. Las formas específicas de obediencia cambian, pero lo que sigue siendo constante es que Dios requiere un corazón de fe.

Esto se puede ilustrar con una situación moderna: Si una persona piensa que bailar es pecado, entonces no debe bailar. ¿Por qué? No porque la ley así lo estipule, sino porque su fe así lo dice. Cualquier cosa que no sea de fe, es pecado (Romanos 14:23). Si una persona bailara creyendo que a Dios no le gusta que baile, entonces estaría siendo desleal y rebelde —no por fallar en la letra de la ley, sino por fallar en una ley aún más básica: la lealtad para con Dios. Cada cual tiene que actuar de acuerdo con la manera en que entiende los mandamientos de Dios y de acuerdo con su conciencia. Ésta es la ley de la fe.

Pero la fe no significa insensatez. No significa que tengamos que obedecer reglas que Dios les dio a otros. No significa que tengamos que evitar bailar cuando la Biblia no exige tal restricción. Por el contrario, la fe significa que obedecemos las reglas que Dios en realidad nos dio. Ésta es la razón por la cual es importante discernir cuáles reglas se aplican a nosotros hoy en día y cuáles no. Éste es el tema de esta serie de estudios bíblicos.

Como veremos en siguientes lecciones, muchas leyes bíblicas fueron dadas sólo para la antigua nación de Israel y no se aplican a nosotros. Si queremos ser fieles, necesitamos entender por qué estas leyes ya no se aplican en la actualidad, y también cuáles leyes se aplican para los cristianos de hoy.  †


SALIENDO DEL LEGALISMO

  • Los Cristianos Obedecen a Dios ¿cuáles son los mandamientos que debemos guardar? Se requerirá bastante estudio para contestar esta pregunta. Hay algunas leyes del Antiguo Testamento que no tenemos que guardar; y hay otras que debemos guardar. Ése es el tema de esta serie de estudios bíblicos.
  • Las Leyes del Antiguo Testamento Antes de Moisés Aunque las leyes de Moisés son en realidad el centro de la controversia, la historia no comienza con Moisés. Ésta empieza en el Jardín del Edén. Este estudio tiene que ver con leyes que existieron antes de Moisés.

Puente camino

Revista Odisea Cristiana – Agosto 2015

Este artículo fue publicado en Icon of Revista Odisea Cristiana #54 - Agosto 2015 Revista Odisea Cristiana #54 - Agosto 2015 pdf [1300 descargas 2.7 MB]

Contenido:

    Acerca de Comunión de Gracia Internacional

    COMUNIÓN DE GRACIA INTERNACIONAL [GRACE COMMUNION INTERNATIONAL], es una denominación evangélica activa en casi 100 países y territorios con una afiliación internacional de alrededor de 42 mil miembros y 900 congregaciones. Nuestra misión es “vivir y compartir el evangelio”. Creemos en la unidad espiritual de todos los creyentes en nuestro Señor Jesucristo. Le invitamos a reunirse con nosotros en nuestros servicios de adoración donde escuchará el evangelio de Jesucristo y conocerá a otros cristianos que están experimentando su relación con Jesucristo, así como usted.

    1 comentario

    Escribe tu comentario: