Paulina de Barrero

No hay mejor regalo que un buen libro.Cuando me casé recibí un buen libro de una amiga.Se titula: “La Aventura de ser esposa”escrito por Ruth de Peale.De ahí en adelante han llegado a mis manos muy buenos libros de los cuales he aprendido muchas cosas sobre la vida, las relaciones humanas ylas relaciones en el matrimonio.Temas que no aprendimos en el hogar.A veces se da por sentadotener sentido común para una vida matrimonial, pero no es así.Cometemos muchos errores porque no conocemos algunas claves para tener buenas relaciones.

Lamujer que edifica su matrimonio, es la que continuamente está buscando cómo embellecer la relación entre ella y su esposo:

  • Aprende a entender a su marido, a conocerlo.Conocer sus gustos, su manera de actuar, lo que le agrada y le desagrada a él.Como dice Ruth de Peale: “Estudia a tu hombre.Estúdialo como si fuera un animal raro, extraño y fascinador, porque de alguna manera es.Estúdialo porque él estará cambiando también.Estudia sus gustos y sus aversiones, sus puntos fuertes y sus debilidades, sus estados de ánimo y sus modales” [Ruth S. De Peale, La Aventura de ser esposa, pág. 38]
  • Ayuda a su marido a que la comprenda.Da a conocer sus gustos, qué le gusta, qué no le gusta.Enseña a su marido a ser cuidadoso con ella.Esto es más fácil cuando ella misma se conoce.
  • Desarrolla el arte de la comunicación para expresar sus sentimientos, sueños y deseos.Al mismo tiempo ella descubre el lenguaje de su esposo para entenderlo a él. Gary Chapman en su libro Los Cinco Lenguajes del amor con respecto a la comunicación dice: “Si queremos ser efectivos comunicadores de amor, debemos estar dispuestos a aprender el lenguaje amoroso más importante de nuestro cónyuge” [Gary Cahpman, Los cinco lenguajes del amor, pág. 8]
  • Desarrolla la parte de la sexualidad junto con su marido, qué es lo mejor para la pareja,para mantener vivay vibrante esa relación.No deben dejarse caer en la rutina y tampoco compararse ni idealizarse ya que cada relación y pareja son únicas ante Dios.
  • Edifica su casa sobre la roca.Sobre principios firmes y establecidos por Dios.No edifica sobre la arena porque se perdería el trabajo.Sabe que para edificar sobre la Roca, debe desarrollar su relación con Dios y desarrollar la vida del matrimonio en esa relación.Es ella la que influye para que la vida matrimonial esté siendo guiada por la Palabrade Dios, a través del Espíritu Santo.Es la mujer la que sienta el ambiente espiritual y emocional del hogar.
  • Ayuda en la economía del matrimonio.Es cuidadosa con los gastos y cuando hay que invertir se asesora bien para conseguir aquello que más beneficio le aporte al hogar.No vive en lujos, pero sí vive en limpieza y con gusto.

Edificar la relación matrimonial vale la pena.Será de bendición para la mujer misma, para el esposo y también para los hijos.Cuando la pareja es cristiana y vive de esta manera, puede bendecir a otros dando testimonio del amor de Dios en su vida.

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.