No juzguen, y no serán juzgados; no condenen, y no serán condenados; perdonen, y serán perdonados. Lucas 6:37

Somos llamados a la generosidad no sólo en nuestras acciones sino en nuestras actitudes y palabras. Cuando nos negamos a condenar y juzgar, optamos por perdonar, por lo que abrimos nuestros corazones y las vidas de los demás a la generosidad gratuita de Dios.

  • Tómate el tiempo hoy para considerar tus actitudes con otras personas, ¿tienes una tendencia a criticar y juzgar?
  • Transforma tu vida ora por alguien que te resulta difícil de perdonar o fácil de condenar.
  • Haz tiempo hoy para perdonar y tratar de ver qué pasa.

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.