Ánimo para los que sufren al servir a Cristo

Sermón para el 8 de Julio, 2018

Lecturas bíblicas: 2 Sam. 5:1-5, 9-10; Salmo 123; 2 Corintios 12:2-10; Marcos 6:1-13

Sermón por Ted Johnston, Basado en 2 Corintios 12: 1-10 (De Warren Wiersbe en el Comentario Expositivo de la Biblia y Colin Kruse en el Comentario La Nueva Biblia.)

Introducción

Como vimos en nuestras lecturas del Evangelio y de la Epístola hoy, servir a Cristo a menudo implica sufrimiento. En 2 Corintios 12, encontramos al apóstol Pablo sufriendo la ignominia de las falsas acusaciones hechas por sus oponentes dentro de la iglesia en Corinto. Los principales de ellos son los judaizantes, falsos maestros que están derribando a Pablo para promoverse a sí mismos. En el capítulo 11, Pablo contesta sus afirmaciones falsas contándonos sus sufrimientos para servir a Cristo, una cualificación que los judaizantes no pueden reclamar.

El Apóstol Pablo Escribiendo sus Epístolas (dominio público a través de Wikimedia Commons)

Ahora en el capítulo 12, Pablo añade a su defensa el registro de tres experiencias personales con Jesús. A través de su relato en tercera persona (una técnica común de enseñanza rabínica) aprendemos mucho acerca de la devoción apasionada de Pablo por Jesús, a pesar de los sufrimientos que sufrió. Hay mucho ánimo aquí para los cristianos que sufren sirviendo a Cristo.

  1. Experimentar la gloria

Debo seguir presumiendo. Aunque no hay nada que ganar, pasaré a las visiones y revelaciones del Señor. Conozco a un hombre en Cristo que hace catorce años fue arrebatado al tercer cielo. No sé si fue en el cuerpo o fuera del cuerpo; Dios lo sabe. Y sé que este hombre -no sé si en el cuerpo o aparte del cuerpo, pero Dios lo sabe- fue arrebatado al paraíso y oyó cosas inexpresables, cosas que a nadie se le permite decir. Me jactaré de un hombre así, pero no me jactaré de mí mismo, excepto de mis debilidades. Incluso si eligiera alardear, no sería un tonto, porque estaría diciendo la verdad. Pero me abstengo, para que nadie piense más en mí de lo que se justifica por lo que hago o digo… (2 Cor. 12:1-6)

Aunque los judaizantes se jactaban de sus “cartas de recomendación” (2 Corintios 3:1), Pablo miró a Dios, no al pueblo, para su alabanza. Pablo nota cómo Dios lo honró al principio de su ministerio con una visión especial de la gloria de Dios. Pablo había experimentado otras visiones dadas para instruirlo y animarlo en su ministerio, pero esta fue tan vívida, que no está seguro si fue una visión en absoluto. Tal vez le pasó en el cuerpo.

En cualquier caso, esta maravillosa experiencia tuvo lugar unos 14 años antes de escribir esta carta. Pablo fue transportado al tercer cielo (“paraíso”) donde Dios manifiesta su presencia a los ángeles y a los humanos. ¡Tal vez lo más interesante es que Pablo se mantuvo callado acerca de esa experiencia durante 14 años! Durante ese lapso de tiempo, fue golpeado por lo que él llama una “espina en la carne” (2 Cor. 12:7). Tal vez la gente se preguntaba por qué este estimado apóstol tenía una aflicción tan pesada. Los judaizantes pueden haber adoptado los puntos de vista de los “consoladores” de Job y haber dicho: “Esta aflicción es un castigo de Dios,” aunque, en realidad, fue un regalo de Dios a Pablo. Es posible que algunos de los amigos de Pablo hayan tratado de animarlo diciendo: “Anímate, Pablo. Un día estarás en el cielo”, a lo que Pablo podría haber respondido: “Por eso tengo esta espina, fui al cielo”.

Dios también honró a Pablo permitiéndole escuchar en el paraíso “cosas inexpresables” (2 Co. 12:4). Tal vez Dios compartió con él ciertos secretos divinos. ¿Podrían los judaizantes relatar alguna de estas experiencias? Esta visión era uno de los poderes que sostenían la vida y el ministerio de Pablo. No importaba dónde estuviera -en prisión, náufrago en el océano, en viajes peligrosos, sufriendo enfermedades- sabía que Dios estaba con él y que todo estaba bien.

Aunque la gloria completa del cielo está aún por delante para todos nosotros, podemos ser animados sabiendo que hoy ya estamos sentados con Jesús en los “lugares celestiales” (Ef. 2:6). Unidos a él, tenemos una posición de autoridad y victoria, en él y con él, que está “muy por encima de todo” (Ef. 2,21-22). Aunque todavía no hemos visto la plenitud de la gloria de Dios como Pablo lo hizo, experimentamos esa gloria ahora, y un día entraremos en su plenitud a través de la resurrección corporal en un nuevo cielo y tierra donde veremos cara a cara la gloria que ahora compartimos con Jesús.

Un honor como el que Pablo experimentó a través de este evento haría que la mayoría de la gente tuviera la cabeza grande. Sin embargo, Pablo permaneció humilde. ¿Cómo? Por la segunda experiencia que Dios le dio, la que le concedió el don de la humildad….

  1. Experimentar la humildad

…debido a estas grandes revelaciones. Por lo tanto, para evitar que me volviera orgulloso, se me dio una espina en la carne, un mensajero de Satanás, para atormentarme. Tres veces le rogué al Señor que me lo quitara. (2 Corintios 12: 7-8)

Dios sabe cómo traer equilibrio a nuestras vidas y carácter. Si nos concediera sólo bendiciones, probablemente seríamos vanos y seguros de nosotros mismos; así que también permite cargas. La gran experiencia de Pablo en el cielo pudo haber arruinado su ministerio en la tierra; así que Dios, en su sabiduría y bondad, permitió que Satanás abofeteara a Pablo para evitar que se llenara de orgullo.

El misterio del sufrimiento humano no se resolverá completamente en esta vida. A veces sufrimos simplemente porque somos humanos. El mismo cuerpo que puede traernos placer también puede traernos dolor. Los mismos familiares y amigos que nos deleitan también pueden romper nuestros corazones. Esto es parte de la condición humana, y la única manera de escapar de ella es ser menos que humano. Pero nadie quiere tomar esa ruta.

A veces sufrimos porque somos insensatos y desobedientes a Dios. Nuestra propia rebelión puede afligirnos, o el Señor puede considerar apropiado disciplinarnos en su amor. En su gracia, Dios perdona nuestros pecados; pero todavía permite que cosechemos lo que hemos sembrado.

El sufrimiento también es una herramienta que Dios usa para edificar en nosotros el carácter de Cristo. Pablo llegó a la madurez en Cristo, en gran parte porque permitió que Dios lo moldeara a través de las experiencias dolorosas de la vida, incluyendo su “espina en la carne”, la cual Dios le dio a Pablo para guardarlo del pecado del orgullo. Las experiencias espirituales emocionantes -como ir al cielo y regresar- tienen una manera de inflar el ego; y el orgullo es un pecado que abre la puerta a muchos otros pecados.

No sabemos qué era la espina en la carne de Pablo. Aparentemente fue una aflicción física de algún tipo la que le trajo dolor y angustia. Algunos estudiantes de la Biblia, basados en Gálatas 6:11, piensan que Pablo tenía una aflicción ocular, pero no estamos seguros. Lo que podemos saber es que no importa cuáles sean nuestros sufrimientos, somos capaces de aplicar las lecciones que Pablo aprendió y recibir ánimo.

Dios permitió que Satanás afligiera a Pablo, así como permitió que Satanás afligiera a Job. Aunque no entendemos completamente el origen del mal, o todos los propósitos que Dios tenía en mente cuando permitió que el mal viniera, sabemos que Dios controla el mal y puede usarlo para su propia gloria. También sabemos que Satanás no puede obrar contra un creyente sin el permiso de Dios, y a Satanás se le permitió “atormentar” a Pablo. El tiempo del verbo en griego indica que su dolor era constante o recurrente. Cuando usted se detiene a pensar que Pablo tenía cartas que escribir, viajes que hacer, sermones que predicar, iglesias que visitar, y peligros que enfrentar mientras ministraba, usted puede entender que este era un asunto serio. No es de extrañar que orara tres veces para que su aflicción pudiera ser eliminada.

Cuando Dios permite que el sufrimiento entre en nuestras vidas, hay varias maneras en que podemos lidiar con él. Algunas personas se vuelven amargadas y culpan a Dios por robarles la libertad y el placer. Otros se rinden y no obtienen ninguna bendición de la experiencia. Otros apretan los dientes y se ponen en un frente valiente, decididos a “perdurar hasta el final”. Si bien esta es una respuesta valiente, por lo general les quita la fuerza necesaria para la vida diaria, y después de un tiempo, pueden colapsar.

Es normal que un cristiano, como Pablo, le pida a Dios la liberación de la enfermedad y el dolor. Aunque Dios no se ha obligado a sanar a cada creyente cada vez que ora, nos ha animado a llevarle todas nuestras cargas y necesidades. Pablo no sabía si esta “espina en la carne” era una prueba temporal de Dios o una experiencia permanente con la que tendría que aprender a vivir.

Algunos quieren que creamos que un cristiano afligido es una desgracia para Dios. “Si estás obedeciendo al Señor y reclamando todo lo que tienes en Cristo,” dicen, “entonces nunca estarás enfermo.” Esta enseñanza sobre la salud y la riqueza, a veces llamada “el evangelio de la prosperidad”, no es bíblica. Es verdad que Dios prometió a los judíos una bendición y protección especial bajo el Antiguo Pacto, pero nunca ha prometido a los creyentes del nuevo pacto la libertad de la enfermedad o el sufrimiento. Si Pablo tuvo acceso a la sanidad instantánea debido a su relación con Cristo, ¿por qué no la usó para sí mismo y para los demás?

¡Qué contraste entre las dos experiencias de Pablo! Pablo fue del paraíso al dolor. Él probó la bendición de Dios en el cielo, luego sintió la bofetada de Satanás en la tierra, pero las dos experiencias van juntas. Su única experiencia de gloria lo preparó para la experiencia constante del sufrimiento, porque sabía que Dios era capaz de satisfacer todas sus necesidades. Pablo había ido al cielo, pero luego aprendió que el cielo podía venir a él.

  1. Experimentar la suficiencia de la gracia de Dios

Pero él me dijo: “Te basta mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad”. Por eso me jactaré con mayor alegría de mis debilidades, para que el poder de Cristo descanse sobre mí. Por eso, por Cristo, me deleito en las debilidades, en los insultos, en las penurias, en las persecuciones, en las dificultades. Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte. (2 Corintios 12:9-10)

La espina en la carne era el mensaje de Satanás a Pablo, pero Dios tenía otro mensaje para él en su sufrimiento: un mensaje sobre la gracia. El tiempo del verbo griego en el v. 9 es importante. Puede leerse: “Pero él[Dios] me ha dicho de una vez por todas.” Dios le dio a Pablo un mensaje que se quedó con él. Las palabras que Pablo escuchó mientras estaba en el cielo, no se le permite compartirlas. Pero sí comparte las palabras que Dios le dio en la tierra, y qué estímulo fueron para él y para nosotros.

Este es el mensaje de gracia de Dios. ¿Y qué es la gracia? Es la provisión de Dios para cada necesidad cuando la necesitamos. Se ha dicho que Dios en su gracia nos da lo que no merecemos, y en su misericordia no nos da lo que merecemos. El apóstol Juan lo dijo de esta manera: “De la plenitud de su gracia todos hemos recibido una bendición tras otra” (Juan 1:16). El mensaje de Dios a Pablo fue tanto de gracia suficiente como de gracia que fortalece:

  • Gracia suficiente. Nunca hay escasez de gracia con Dios. Su gracia es suficiente para nuestros ministerios, nuestras necesidades materiales y nuestras necesidades físicas. Si la gracia de Dios es suficiente para salvarnos (y lo es), seguramente es suficiente para guardarnos y fortalecernos en nuestros tiempos de lucha y sufrimiento.
  • Gracia fortalecedora. Dios nos permite volvernos débiles para que podamos recibir y confiar en su fuerza. Este es un proceso continuo: “Mi poder se perfecciona en tu debilidad” (2 Corintios 12:9) así lo dijo Pablo. La fuerza que se conoce a sí misma como fuerza es en realidad debilidad (porque “sabe” algo que no es cierto), pero la debilidad que se conoce a sí misma como debilidad es en realidad fuerza.

Cuando Pablo oró tres veces para que se le quitara la espina de la carne, le estaba pidiendo a Dios que lo sustituyera: “Dios, dame salud en vez de enfermedad, liberación en vez de dolor y debilidad.” Pero a menudo Dios no satisface nuestra necesidad con la sustitución; en vez de eso, como fue el caso de Pablo, satisface nuestra necesidad con la transformación. En vez de quitar la aflicción, él nos da su gracia suficiente y fortalecedora para que la aflicción trabaje para nosotros, no contra nosotros.

A través de la oración, Pablo aprendió que su espina en su carne era un regalo de Dios. Sólo había una cosa que Pablo podía hacer: aceptarla como de Dios y así permitir que Dios cumpliera sus propósitos. Dios quería evitar que Pablo “se volviera orgulloso” (2 Cor. 12:7) y esta era su manera de hacerlo.

Con la aceptación de Pablo vino una puerta abierta en su corazón para que la gracia de Dios hiciera su obra transformadora en su vida. También le dio un oído abierto para escuchar la promesa de Dios: “Pablo, mi gracia es suficiente para ti”. Se nos recuerda que como seguidores de Cristo caminamos por la fe -confianza en las promesas de Dios-, no confianza en instrucciones detalladas o largas explicaciones. La confianza en las promesas de Dios genera fe, y la fe fortalece la esperanza para el camino.

Así que Pablo escuchó la palabra de Dios y se basó en la gracia que Dios le prometió. Esto transformó en su corazón una aparente tragedia en un gran triunfo. En efecto, Dios “da más gracia”, como escribió Santiago (Santiago 4:6). No importa cómo lo veamos, la gracia de Dios es suficiente para cada una de nuestras necesidades. Pero entiende que la gracia de Dios no es dada, así que simplemente soportaremos el sufrimiento. La gracia de Dios nos permite elevarnos por encima de nuestras circunstancias y sentimientos para que nuestras aflicciones produzcan un bien positivo.

Sobre todo, nuestras pruebas son usadas por Dios para conformarnos a la semejanza de Jesús. Dios transformó la debilidad de Pablo en fortaleza. La palabra traducida reposo en 2 Corintios 12:9 significa “extender una tienda”. Pablo vio su cuerpo como una tienda frágil (2 Cor 5, 1ss), pero la gloria de Dios vino a esa tienda y la transformó en un tabernáculo santo a pesar de la debilidad física que Pablo soportó. Así Pablo pudo gloriarse en sus debilidades. Esto no significa que prefiriera el dolor a la salud, sino que permitió que Dios convirtiera sus debilidades en bienes. Pablo pudo así “deleitarse” en sus pruebas, no porque estuviera desequilibrado psicológicamente y gozara del dolor, sino porque sufría para servir a Jesús y, en ese sufrimiento, experimentaba la suficiencia de la gracia de Dios.

Conclusión

De las experiencias de Pablo con Jesús en medio del sufrimiento, aprendemos mucho acerca de Dios y de nosotros mismos como personas llamadas al servicio de Dios. Le servimos a través de muchas dificultades, pero siempre con una visión de su gloria, atemperada por una humilde valoración de nosotros mismos. De esa manera, miramos y confiamos sólo en Dios. Con Pablo, sabemos que la gracia de Dios es suficiente.

Gracias, Jesús. Nuestra suficiencia está en ti. Amén.

Acerca de Ted Johnston

Ted Johnston es editor de CAPACITADOR CGI.

Escribe tu comentario: