Ánimo para los que sufren al servir a Cristo

Ánimo para los que sufren al servir a Cristo

De las experiencias de Pablo con Jesús en medio del sufrimiento, aprendemos mucho acerca de Dios y de nosotros mismos como personas llamadas al servicio de Dios. Le servimos a través de muchas dificultades, pero siempre con una visión de su gloria, atemperada por una humilde valoración de nosotros mismos. De esa manera, miramos y confiamos sólo en Dios. Con Pablo, sabemos que la gracia de Dios es suficiente.