Dios se preocupa

Sermón para el 1 de Julio, 2018

Lecturas bíblicas:

2 Sam. 1:1, 17-27; Sabiduría 1:13-15; Sabiduría 2:23-24; Lamentaciones 3:22-33; 2 Corintios 8:7-15; Marcos 5:21-43

Sermón por Martín Manuel basado en Marcos capítulos 3-5

Introducción

Aunque el rey David dijo que los humanos estamos “admirable y maravillosamente hechos”, no siempre funcionamos de acuerdo con el buen diseño de Dios. Los resultados pueden ser dolorosos. Cuando nos volvemos menos activos debido a lesiones o envejecimiento, podemos sentir una gran sensación de pérdida. Tal vez nada es más desgarrador que ver a un niño herido o terriblemente enfermo, lo cual nos hace preguntarnos: ¿Por qué Dios permite el sufrimiento? ¿Al menos le importa? Aunque responder a esas preguntas está más allá del alcance de este sermón, la Biblia nos proporciona consuelo al darnos imágenes de la perspectiva de Dios sobre el sufrimiento humano. Vamos a ver algunas de esas imágenes hoy, encontrando la seguridad de que a nuestro Dios trino sí le importa, y nos invita a compartir ese cuidado con Él.

Imagen 1: Dios creó la vida llena de vitalidad y bien

La buena intención de Dios para la humanidad se trata en un libro llamado La Sabiduría de Salomón. Aunque no es parte de la Sagrada Escritura como la define la mayoría de los protestantes, es de interés y valor para nosotros. Observe esto en el capítulo 1:

Dios no hizo la muerte, y no se deleita en la muerte de los vivos. Porque Él creó todas las cosas para que existieran, y las fuerzas generadoras del mundo son sanas, y no hay en ellas veneno destructivo; y el dominio del Hades no está en la tierra. Porque la justicia es inmortal. (Sabiduría 1:13-15)

Entendiendo que Dios creó el cuerpo humano para un desempeño máximo, Salomón se dio cuenta de que la muerte, precedida por la decadencia y el dolor, no era el plan de Dios. Salomón culpó al diablo por estos desafortunados resultados:

Dios creó al hombre para la incorrupción, y lo hizo a imagen de su propia eternidad, pero por la envidia del diablo la muerte entró en el mundo, y los que pertenecen a su grupo lo experimentan. (Sabiduría 2:23-24)

En vez de escuchar a Dios, Adán y Eva, ejerciendo la libertad que Dios les dio, eligieron escuchar al diablo que los condujo a una trampa engañosa. Esto, a su vez, hizo que ellos y sus descendientes experimentaran los dolores de la muerte. Dios no tuvo la culpa.

Has oído la expresión: “No estaba destinado a ser”. Por lo general, se habla cuando algo deseado no sucede. Implica que Dios manipula todo lo que ocurre. Pero esa idea (una forma de determinismo teológico) contradice lo que la Biblia dice con respecto a la libertad que Dios nos concede para tomar decisiones. Debido a nuestras malas decisiones, nosotros los humanos vivimos en un mundo que da rienda suelta al mal, a menudo negando los buenos resultados de las buenas decisiones que tomamos. Por ese desafortunado resultado, no debemos culpar a Dios.

Imagen 2: Dios reacciona con compasión

Cuando nuestras malas decisiones causan malos resultados, ¿cómo reacciona Dios? ¿Dice: “Cosechaste lo que sembraste”? Aunque esto pueda ser cierto a veces, no describe lo que Dios siente por nosotros, incluso cuando nos rebelamos contra él. Considere esto: Si le dijeras a tu hijo que no baje en bicicleta por una pendiente muy empinada y, haciendo caso omiso de tus instrucciones, se hiriera, ¿le dirías: “Te lo dije… ahora sufrirás las consecuencias”? Quizás algunos padres dirían eso, pero dudo que, incluso entonces, hicieran caso omiso de las lesiones de sus hijos. La mayoría de los padres se apresuran a ayudar al niño lesionado, sólo después de recordarles su desobediencia. ¿Pensamos que Dios haría menos?

En nuestra lectura de hoy en 2 Samuel, se nos recuerda que David, un hombre valiente con un corazón tierno como el de Dios, lamentó la muerte de Saúl y su hijo Jonatán, aunque Saúl había estado tratando de matar a David:

Saúl y Jonatán-en vida fueron amados y admirados, y en la muerte no se separaron. Eran más veloces que las águilas, más fuertes que los leones…. “¡Cómo han caído los poderosos en la batalla!  (2 Sam. 1: 23, 25)

En nuestra lectura de hoy en Lamentaciones, el profeta Jeremías muestra un corazón similar en respuesta a la destrucción de Jerusalén por los babilonios. Aunque Jeremías advirtió a los judíos de la destrucción inminente si no se arrepentían, Jeremías no se regocijó cuando esa destrucción llegó. En vez de eso, afligió el sufrimiento de la gente, reflejando el corazón de Dios para su pueblo:

Nadie es desechado por el Señor para siempre. Aunque traiga dolor, mostrará compasión, tan grande es su amor indefectible. Porque él no trae voluntariamente aflicción o dolor a nadie. (Lam. 3: 31-33)

Al permitir la destrucción de Jerusalén, el propósito de Dios no era simplemente infligir dolor para castigar, sino disciplinar para restaurar la relación con Dios que los judíos habían roto.

Imagen 3: Jesús reacciona de la misma manera

Dios Padre mostró su corazón de amor y compasión por la humanidad al enviar a su Hijo al mundo como su Salvador. Jesús es la representación definitiva de la disposición compasiva de Dios hacia la humanidad. Los Evangelios dan muchos ejemplos de la compasión de Jesús por la gente. Veamos ahora algunos de ellos en el libro de Marcos. Comenzamos en el capítulo 2 en un momento del ministerio de Jesús en el que se le exigía mucho tiempo y energía. La manera en que Jesús reaccionó muestra sus prioridades:

Cuando Jesús volvió a entrar en Capernaúm, la gente oyó que había vuelto a casa. Se reunieron en tal número que no quedaba lugar, ni siquiera fuera de la puerta, y él les predicó la palabra. (Marcos 2:1-2)

¡Imagínate ir a casa a descansar y tener una gran multitud en la puerta exigiendo tu tiempo y atención! A medida que la historia transcurre, nos enteramos de que algunos en la multitud estaban tan decididos a acercarse a Jesús, que abrieron un agujero en el techo sobre la cabeza de Jesús y bajaron a un amigo paralítico al lado de Jesús. En vez de ser perturbado, Jesús respondió con compasión y sanó al paralítico. Entonces en Marcos 2:13, se nos dice que Jesús salió de la casa para encontrarse con otra multitud de personas a la orilla del mar (¡tanto descanso y relajación!). Luego en el capítulo 3 aprendemos que unos días después Jesús regresó al mismo lugar junto al mar y a otra multitud:

Jesús se retiró con sus discípulos al lago, y una gran multitud de Galilea lo siguió. Cuando se enteraron de todo lo que estaba haciendo, mucha gente vino a él de Judea, Jerusalén, Idumea, y las regiones a través del Jordán y alrededor de Tiro y Sidón. Debido a la multitud, les dijo a sus discípulos que tuvieran una barca pequeña preparada para él, para evitar que la gente lo abarrotara. (Marcos 3:7-9)

La situación se estaba volviendo caótica y la gente, incluyendo a Jesús, podría haber resultado herida. Sin embargo, Jesús se quedó y ministró a estas personas necesitadas. Un poco más tarde, entró en una casa, donde se reunió otra multitud, tan grande que Jesús no tuvo tiempo de comer (Marcos 3:20). Servir a la gente con sacrificio era claramente una alta prioridad para el Hijo de Dios. Entonces, en Marcos capítulo 4, Jesús regresó a la orilla del mar una vez más:

Otra vez Jesús comenzó a enseñar junto al lago. La multitud que se reunía a su alrededor era tan grande que se subió a una barca y se sentó en ella en el lago, mientras toda la gente estaba a lo largo de la orilla al borde del agua. (Marcos 4:1)

Marcos 4:1-9 (dominio público vía Wikimedia Commons)

Cuando Jesús volvió a cruzar en barca hacia el otro lado del lago, una gran multitud se reunió a su alrededor mientras estaba junto al lago. Entonces vino uno de los líderes de la sinagoga, llamado Jairo, y cuando vio a Jesús, cayó a sus pies. Le suplicó encarecidamente: “Mi hijita se está muriendo. Por favor, ven y pon tus manos sobre ella para que se cure y viva”. Así que Jesús fue con él. (Marcos 5:21-24)Jesús pasó tiempo con esta multitud, enseñándoles y sanándoles compasivamente. Entonces, como leemos en Marcos capítulo 5, Jesús los dejó y cruzó el lago para ayudar a un despreciado poseído por un demonio que estaba en desesperada necesidad de liberación. Jesús lo sanó, y luego regresó al otro lado del lago:

Cualquier padre se relacionará con la preocupación de este padre por un hijo gravemente enfermo. Con compasión, Jesús respondió con gracia. En el camino hacia la casa de la niña, surgió otra situación lamentable:

Una gran multitud le seguía y presionaba a su alrededor. Y había allí una mujer que había sido sometida a sangrado durante doce años. Había sufrido mucho bajo el cuidado de muchos médicos y había gastado todo lo que tenía, pero en vez de mejorar se puso peor. Cuando oyó hablar de Jesús, se acercó a él entre la multitud y tocó su manto, porque pensó: “Si sólo toco su ropa, seré sanada”. Inmediatamente dejó de sangrar y sintió en su cuerpo que estaba libre de su sufrimiento. Al instante Jesús se dio cuenta de que le había salido poder. Se dio la vuelta entre la multitud y preguntó: “¿Quién tocó mi ropa?” “Ves a la gente que se apiña contra ti,” respondieron sus discípulos, “y aún así puedes preguntar, “¿Quién me tocó?'” Pero Jesús siguió mirando a su alrededor para ver quién lo había hecho. Entonces la mujer, sabiendo lo que le había sucedido, vino y cayó a sus pies y, temblando de miedo, le dijo toda la verdad. Él le dijo: “Hija, tu fe te ha sanado. Vete en paz y libérate de tu sufrimiento”. (Marcos 5:24b-34)

Aunque en camino a hacer algo muy importante, Jesús se detuvo para responder amorosamente a esta mujer necesitada. No sólo fue sanada, sino que aprendió una lección importante y se convirtió en un ejemplo de fe en Jesús.

La historia continúa en Marcos 5:

Mientras Jesús todavía hablaba, algunas personas vinieron de la casa de Jairo, el líder de la sinagoga. “Tu hija está muerta”, dijeron. “¿Por qué molestar más al Maestro?” Al oír lo que decían, Jesús le dijo: “No temas, sólo cree”.

Cuando llegaron a la casa del líder de la sinagoga, Jesús vio una conmoción, con gente llorando y clamando a gritos. Él entró y les dijo: “¿Por qué tanto alboroto y lamento? La niña no está muerta, sino dormida”. Pero se rieron de él. Después de sacarlos a todos, tomó al padre y a la madre del niño y a los discípulos que estaban con él, y entró donde estaba la niña. Él la tomó de la mano y le dijo: “¡Talita Cumi!” (que significa “¡Niña, te digo, levántate!”). Inmediatamente la niña se levantó y comenzó a caminar (tenía doce años). Por eso estaban completamente asombrados. Dio órdenes estrictas de no dejar que nadie se enterara de esto, y les dijo que le dieran algo de comer. (Marcos 5:35-43)

Algunos piensan que Jesús hizo milagros simplemente para atraer a las multitudes para poder predicarles. Pero el comportamiento de Jesús aquí es inconsistente con esa idea. Si sólo buscaba atención, ¿por qué viajar a un lugar remoto para curar a un endemoniado? ¿Por qué curar en silencio a una mujer que sangra? ¿Por qué revivir secretamente a una niña muerta? Las respuestas a estas preguntas explican por qué Jesús sanó a los enfermos y expulsó a los demonios. En pocas palabras: le importaban. Jesús amaba tanto la gente sufriendo que estaba dispuesto a dar de su tiempo y energía, a renunciar a algunas de sus propias necesidades para servirles. Al hacer esto, Jesús estaba mostrando lo que Dios siente por la gente, a pesar de sus defectos y pecados.

Jesús, enviado por el Padre, entró voluntariamente en la tragedia humana y en la desesperanza no para condenar, sino para aliviar, rescatar, liberar, sanar, consolar y salvar. Jesús sabía muy bien que no era su misión en ese momento convertir este planeta en un paraíso sin dolor ni sufrimiento. Eso ha de venir más tarde en un cielo nuevo y una tierra nueva. Por ahora, la humanidad está en el “tiempo entre los tiempos”, el tiempo entre la primera y la segunda venida de Jesús, cuando las buenas nuevas están siendo proclamadas y la gente tiene la oportunidad de aceptarlas. ¡Hoy es el día de la salvación!

Para aquellos que aceptan a Jesús y su evangelio a través de la fe, el resultado es una relación íntima con el Padre, a través de su Hijo, por el Espíritu. Esa relación proporciona ayuda para hacer frente a los males en este mundo presente mientras se vive en la esperanza del mundo venidero. Viviendo en este mundo ahora, en paso con el Espíritu, son participantes en lo que Jesús continúa haciendo para compartir el amor de Dios con un mundo enfermo por el pecado y necesitado.

Nuestro Dios trino se preocupa por nosotros más de lo que las palabras pueden describir, como el apóstol Pablo fue inspirado a resumirlo con estas palabras en la lectura de hoy de las epístolas:

Porque conocen la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que siendo rico, por amor a ustedes se hizo pobre, para que por su pobreza sean enriquecidos. (2 Corintios 8:9)

El Hijo eterno de Dios, al hacerse carne por medio de la Encarnación, se despojó de tremendas riquezas. Lo hizo para tratar la causa raíz del problema de la humanidad a través de su sacrificio expiatorio. Durante su ministerio terrenal actuó por compasión para aliviar el sufrimiento en las vidas de las personas que encontró. Desde su ascensión, Jesús ha continuado su obra de compasión, intercediendo por toda la humanidad.

Imagen 4: La Iglesia participa

El Señor Jesús ascendido, a través del ministerio del Espíritu Santo, llama y capacita a la iglesia para participar con él en su ministerio de compasión e intercesión. Note lo que dice Pablo en 2 Corintios capítulo 8:

Aquí está mi juicio sobre lo que es mejor para ustedes en este asunto. El año pasado fueron los primeros no sólo en dar, sino también en tener el deseo de hacerlo. Ahora terminen el trabajo, de modo que su disposición ansiosa de hacerlo pueda ser igualada por su terminación de ella, de acuerdo a sus medios.  (2 Corintios 8: 10-11)

Pablo se está refiriendo al apoyo financiero que los miembros de la iglesia en Corinto estaban dando para ayudar a la gente pobre, incluyendo a los miembros de la iglesia, en Judea. El punto es que el corazón bondadoso y compasivo de nuestro Señor ascendido continúa enfocado en las necesidades de la gente aquí en la tierra, e invita a sus seguidores a compartir su corazón de amor por todas las personas.

Conclusión

Aquellos que piensan que Dios no mira con compasión y amor a la gente en su estado caído y enfermo de pecado están tristemente mal informados. Dios se preocupa más por nosotros de lo que podemos comprender jamás; Él se preocupa más por nosotros de lo que nosotros nos preocupamos por nosotros mismos. Cuando la gente sufre, aun como resultado de su propio pecado, ese sufrimiento no es obra de Dios. En vez de causar nuestro sufrimiento, Dios se compadece de aquellos que sufren y se aflige con ellos, aún cuando se niega a quitarle a la gente la libertad de tomar decisiones – aún las malas que llevan al sufrimiento.

Debido a que Dios el Padre se preocupa, envió a Jesús, quien entró en la miseria humana y sufrió con nosotros, y envió al Espíritu como nuestro Abogado para estar en nosotros ahora y para siempre. El plan de Dios es liberar completamente a la humanidad de sus problemas en un cielo nuevo y una tierra nueva. Desde ahora hasta la llegada de la plenitud de su reino, Dios ofrece ayuda, alivio y liberación a los que confían en él. Al experimentar su gracia y misericordia, somos invitados, inspirados y animados a compartirla con otros necesitados. Amén.

Acerca de Martín Manuel

Martín Manuel es escritor de sermones del Leccionario Común Revisado de la Comunión de Gracia Internacional.

Escribe tu comentario: