Cuando Dios Juzga

Lecturas bíblicas:
2 Sam. 6:1-5, 12b-19;
Salmo 85:8-13;
Efesios 1:3-14;
Marcos 6: 14-29

Sermón por Linda Rex, basado en Efesios 1:3-4; Marcos 6:14-29

La historia de Elías

Una de las historias bíblicas que recuerdo de mi niñez es una sobre el profeta Elías y los profetas de Baal reunidos en el Monte Carmelo con el pueblo de Israel. Elías se burló de los profetas paganos y de sus vanos esfuerzos por hacer que su dios hiciera caer fuego sobre sus altares. Luego cavó una zanja alrededor del altar y echó agua sobre él y sobre el sacrificio que había puesto sobre él. Entonces Elías le pidió a Dios que probara que él era en verdad el Dios de Israel trayendo fuego al altar empapado de agua. Aparentemente Dios estaba más que feliz de hacerlo, porque envió fuego que no sólo consumió la ofrenda en el altar, sino que también consumió las piedras del altar y el agua acumulada en la ahora fangosa zanja.

Xilografía: Elías y los profetas de Baal en el Monte Carmelo
(dominio público a través de Wikimedia Commons)

¿Quién es Jesús?

Elías fue un gran profeta que el pueblo de Israel tenía en gran estima. Cuando Jesús vino a la escena y comenzó a hacer milagros, la gente a veces decía que era Elías que regresó a la vida. Algunas personas compararon a Jesús con otros profetas de la antigüedad. Otros decían que él era el profeta Moisés que volvió a la vida.

Cuando una persona se encontraba con Jesús, se encontraba con una pregunta a la que invariablemente luchaba por responder: ¿Quién es este Jesús? Ahora, muchos siglos después, tú y yo nos enfrentamos a la misma pregunta. Así como era importante en aquel entonces, ahora es importante que entendamos quién es Jesús y qué tiene que decir acerca de quiénes somos.

Juan el Bautista y Herodes

El tetrarca Herodes Antipas (llamado “Rey Herodes” en los Evangelios) se encontró con esta pregunta cuando comenzó a escuchar rumores acerca de Jesús y sus discípulos haciendo milagros, echando fuera demonios, y enseñando a la gente en su jurisdicción, que incluía la región de Galilea. Su primera suposición fue que Jesús era Juan el Bautista resucitado de entre los muertos. Pensó que así fue como Jesús se las arregló para tener poderes curativos y hacer milagros.

Juan el Bautista ante Herodes
(dominio público vía Wikimedia Commons)

Juan el Bautista no era un recuerdo feliz para Herodes. Juan había criticado en voz alta la relación adúltera e incestuosa de Herodes con su segunda esposa, Herodías. Herodes hizo ejecutar a Juan para mantener un juramento que hizo a la hija de Herodías mientras estaba borracho en compañía de líderes religiosos, militares y civiles. El sentido de culpa de Herodes era la lente a través de la cual veía a Jesús. Supuso que Dios le haría pagar por lo que le había hecho a Juan.

El lente a través del cual vemos a Dios afecta nuestra habilidad de ver claramente quién es él. Si lo vemos a través del lente de nuestra culpabilidad y vergüenza, tenderemos a ver a Dios como juzgador y condenador, una deidad cuya meta es hacernos pagar por cada mal que hemos cometido.

Herodes era un déspota violento y asesino que estaba fuertemente influenciado por su esposa intrigante. Herodías conspiró para forzar la mano de Herodes para que tuviera que matar en vez de proteger a Juan. En muchos sentidos ella era como la reina Jezabel de los días de Elías. Sus malvados y retorcidos esfuerzos para manipular y controlar a Herodes y por lo tanto a la gente que gobernaba, se hicieron más y más evidentes con el tiempo. Eventualmente, ella influenció a Herodes para que pidiera ser hecho gobernante supremo de su porción del territorio romano. Como resultado, ambos terminaron en el exilio y finalmente fueron asesinados por lo que fue visto como traición.

Lo que Herodes y Herodías merecían era el juicio de Dios, ¿verdad? Merecían ser castigados por el mal que infligieron, ¿correcto? Deberían haber tenido que responder ante Dios, ¿no? Tal vez Dios debería haber enviado fuego del cielo para consumirlos. Quizá debería haberlos mandado a arder para siempre en un infierno de fuego, ¿no?

¿Cómo juzga Dios el mal?

Bueno, ¿qué hay de eso? ¿Cómo juzga Dios a las personas malvadas que claramente merecen condenación y castigo? La respuesta del evangelio es que el juicio de Dios sobre tal maldad, tal pecado, no es otro que el mismo Jesucristo. Jesús es la declaración de Dios de su Palabra a la humanidad, su declaración de que no permitirá que nada se interponga entre nosotros y él. En Cristo, Dios nos ha dicho que somos perdonados, aceptados y amados. En Cristo, Dios ha declarado que hay un solo Camino, una sola Verdad, y una sola Vida -y no somos nosotros- es su Hijo, Jesucristo, Dios en carne humana. Jesús es el juicio de Dios sobre el pecado. Note lo que Pablo dice en Efesios:

[Dios] nos escogió en Él [Cristo] antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos e irreprensibles delante de Él. (Efesios 1:4, NASB)

Antes de la fundación del mundo, Dios conocía nuestra naturaleza caída y su inclinación hacia el pecado y el mal. Sabiendo que no seríamos santos, ni irreprensibles, antes de la fundación del mundo, Dios nos escogió en su Hijo Jesucristo. Al elegir a su Hijo para que fuera nuestro Salvador, Dios nos escogió a nosotros, cada ser humano que ha vivido, para ser santos e irreprensibles ante él. Fue el juicio de Dios que sólo habría una verdadera existencia humana para ti y para mí, y sería en su Hijo Jesucristo. Pablo continúa:

En amor nos predestinó para que fuéramos adoptados como hijos suyos por medio de Jesucristo, según la intención bondadosa de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia, que Él nos concedió gratuitamente en el Amado”. (Efesios 1: 4-6, NASB)

Dios amó tanto al mundo que dio a su Hijo Jesucristo (Juan 3:16), planeando desde antes adoptarnos a cada uno de nosotros en y a través de su Hijo. Estaba predestinado que Jesús, que es a la vez plenamente Dios y plenamente humano, sería el medio por el cual seríamos capaces de compartir en la relación perfecta que Jesús tiene con el Padre. Nuestro ser incluidos con Jesús en su relación familiar con su Padre ocurre de una manera a la que Pablo se refiere como nuestra “adopción”. Como hijos adoptivos de Dios, somos capaces de participar, en Cristo, por el Espíritu, en el propio amor y vida tripersonal de Dios.

Jesús vino a salvar, no a condenar

Contrariamente a lo que Herodes pudo haber anticipado de Dios, Jesús no vino a condenar a Herodes ni a ningún otro pecador. Jesús dijo que su Abba no lo envió al mundo para condenar al mundo, sino para salvarlo (Juan 3:17). Jesús demostró su propósito de venir liberando a la gente de la esclavitud de la enfermedad, de la muerte y de la posesión demoníaca. Por su cuidado amoroso y compasivo de cada persona que conoció, Jesús mostró que su propósito era amar al mundo – demostrar de maneras tangibles el cuidado, la preocupación y el amor misericordioso y compasivo que Dios tiene por todas las personas.

En Efesios, Pablo continúa diciendo que Dios nos concedió gratuitamente una gran gracia:

En él tenemos redención por su sangre, el perdón de nuestras ofensas, según las riquezas de su gracia que nos prodigó. (Efesios 1: 7-8, NASB)

Dios no fue tacaño con su gracia. Él no niega a ninguno de nosotros su gracia, ni siquiera a gente malvada como Herodes y Herodías. Lo que Dios ha hecho por nosotros en su Hijo Jesucristo, es eliminar de una vez por todas el poder y el control del pecado y el mal. En y a través de Cristo, Dios ha vencido al pecado, al mal y a la muerte misma. Todos estos son enemigos derrotados que ya no tienen plena vigencia en este mundo. Sí, por el momento, todavía nos impactan. Pero, han perdido su poder y, finalmente, no habrá lugar para ellos en el reino de Dios. Terminarán siendo arrojados al lago de fuego, que simboliza el juicio final de Dios sobre el pecado, el mal y la muerte.

Tenemos que llegar a un acuerdo sobre quién es Jesús. Él es la Palabra de Dios expresada a nosotros de una manera que podemos entender. Jesús es el amor de Dios en persona. Debemos aprender a ver a Dios a través del lente de su Hijo Jesús. El Hijo de Dios encarnado, crucificado, resucitado y ascendido, es la Palabra de Dios de amor y gracia para nosotros, expresada de una manera en la que podemos agarrarnos y confiar.

Dios en carne humana en la Persona de Jesucristo es la lente a través de la cual debemos vernos a nosotros mismos y a los demás. Somos personas que Dios ama y cuida. Jesús no nos condena en nuestro pecado y fragilidad. En cambio, él trabaja activamente, a través del Espíritu, para renovarnos y transformarnos. Él intercede constantemente por nosotros en oración, trabajando para llevarnos más profundamente a la vida y al amor del Padre, del Hijo y del Espíritu.

Los hijos amados de Dios

A medida que llegamos a entender, creer y recibir el amor perfecto que Dios tiene por nosotros – el amor que él nos ha mostrado tan claramente en su Hijo Jesucristo, podemos empezar a perder cualquier temor de condenación. En vez de ver a Jesús y al Padre a través de los ojos de la culpabilidad y la vergüenza, podemos empezar a ver la verdad de que somos amados de Dios en Cristo, somos perdonados en el Cordero de Dios, somos hijos adoptivos de Dios en el Hijo. Esto es lo que somos, en Cristo.

Seguros en esa verdad, podemos comenzar a vivir de acuerdo a ella como los hijos adoptivos de Dios que realmente somos. A medida que nos abrimos a la guía de la Palabra Viva a través del Espíritu Santo, comenzaremos a experimentar la nueva vida que es nuestra en nuestra unión con Cristo. Ya no seremos vistos como éramos antes, sino que seremos conocidos por las nuevas creaciones que somos. En Cristo, Dios ha hecho, y está haciendo, todas las cosas nuevas. Somos parte de esa renovación de toda la creación.

Mientras caminamos con Jesús, en sintonía con el Espíritu (y no con la carne) nos encontramos experimentando libertad y renovación en vez de vergüenza y culpabilidad. A medida que mantenemos nuestros ojos en Cristo, llegamos a conocerlo más plenamente por lo que realmente es. Al hacer eso, nos encontramos siendo transformados. Es Cristo, por el Espíritu, que transforma nuestros corazones por la fe.

No necesitaremos crear una demostración dramática para probar que Dios es el Señor de nuestras vidas. Dios ya ha probado que al dar a su Hijo Jesús y al enviar su Espíritu para que queme las piedras del pecado y de la incredulidad en nuestros corazones. Es el Agua Viva de Dios la que necesitamos que fluya en y a través de nosotros-y Dios hace que su Espíritu esté abundantemente disponible para nosotros, llamándonos a la fe en el Hijo de Dios mostrado en nuestra obediencia receptiva. Somos hijos de Abba, y él nos ama. ¿Qué más podríamos pedir?

Oración de cierre

Gracias, Abba, por el don perfecto de tu Hijo Jesucristo y la efusión de tu Espíritu Santo. Concédenos la gracia de dirigirnos a ti y de confiar en tu amor y gracia como se nos ha demostrado en la vida, muerte, resurrección y ascensión de tu Hijo. Líbranos, Señor, de la vergüenza y de la culpabilidad, así como tú nos has librado del mal, del pecado y de la muerte. Confesamos nuestro pecado, confiando en tu promesa de limpiarnos de toda maldad. Confiamos en ti, Padre Santo, para terminar lo que has comenzado en nosotros, a través de Jesús nuestro Señor, y por tu Espíritu. Amén.

Linda Rex

Acerca de Linda Rex

Linda Rex tiene un Diploma Avanzado en Estudios Pastorales del Seminario Comunión de Gracia.

Escribe tu comentario: