Cuando Dios Juzga

Cuando Dios Juzga

Mientras caminamos con Jesús, en sintonía con el Espíritu (y no con la carne) nos encontramos experimentando libertad y renovación en vez de vergüenza y culpabilidad. A medida que mantenemos nuestros ojos en Cristo, llegamos a conocerlo más plenamente por lo que realmente es. Al hacer eso, nos encontramos siendo transformados. Es Cristo, por el Espíritu, que transforma nuestros corazones por la fe.