Nadie te prepara

Nadie te prepara

El dolor, las lágrimas y la muerte son parte de este itinerario humano, pero también lo son las relaciones. El viaje que he compartido hasta ahora con mi papá ha sido rico. No sé cuántos días, semanas o meses que nos quedan en esta vida, pero la esperanza de la eternidad descansa profundamente en ambos corazones nuestros.

¡Feliz retorno!

¡Feliz retorno!

Por Juan Félix Escribí este artículo con motivo del regreso de mi hijo a Phoenix, para atender una oferta de trabajo en Arizona. Él acaba de graduarse como ingeniero mecánico en la ciudad de Mesa AZ. El viaje lo hace desde Tijuana Mexico. Amadísimo Juan Pablo: Cuando uno es hijo… salvo excepciones… llegamos a pensar […]