Jesús viene

Una oscura noche, después de haber sido aterrorizados y casi ahogarse en una tormenta que Jesús finalmente calmó, los discípulos vieron su barco de pesca atracar en medio de escalofriantes gritos y alaridos en la orilla oriental del mar de Galilea. Fue el tipo de noche que una persona nunca olvida, y Jesús estaba en una misión. Vamos a la historia en el capítulo 5 de Marcos versos 1-6:

«Cruzaron el lago a la región de Gerasa. Cuando Jesús salió de la barca, un hombre con un espíritu inmundo salió de las tumbas a su encuentro. Este hombre vivía en los sepulcros, y nadie podía atarlo, ni siquiera con una cadena. Porque había sido a menudo encadenado de pies y manos, pero rompió las cadenas y rompió los grilletes de sus pies. Nadie era lo suficientemente fuerte como para someterlo. Día y noche entre las tumbas y en las colinas gritaba y se cortaba con piedras. Cuando vio a Jesús de lejos, corrió, y cayó de rodillas delante de él».

Los demonios de este hombre eran tan poderosos que Marcos los describe en términos de una legión romana de 6.000 guerreros. Ellos hacían que el hombre se torturara a sí mismo. Le obligaban a estar encadenado. Los demonios le causaban implacable angustia y miseria, pero no tienen el poder para acabar con él. Con una palabra, Jesús les hizo abandonar al hombre y los envió a una piara de cerdos en la ladera. Los espíritus malignos destruyeron inmediatamente los cerdos, pero en ningún momento fueron capaces de destruir al hombre.

¿Cuánto tiempo había vivido en el cementerio bajo el poder implacable de esta legión de demonios? No se nos dice. Pero sí sabemos esto: Jesús venía. En la historia de Marcos, la  única razón de que Jesús atravesó el mar tempestuoso de la Galilea esa noche es porque iba a liberar a ese pobre hombre de su esclavitud. Jesús vino a salvarlo, independientemente de la profundidad de la fosa en que el hombre estaba, independientemente de la incapacidad del hombre para pedirle a Jesús que los salvara.

¿Cuáles son tus demonios? ¿Qué te tiene en servidumbre auto-destructiva? Sabe esto: sean cuales sean tus demonios, no tienen el poder para finalmente destruirte. Jesús viene. Él viene para ti, para hacerte libre. Ni siquiera tu muerte puede detenerlo. Él venció la muerte misma. Él puede liberarte de todo.

Se ha dicho que la mayoría de las personas tienen dificultades relacionadas con la historia de este endemoniado Geraseno, pero que los drogadictos se identifican con la historia fácilmente. Eso tiene sentido. Cualquiera que tome en serio el pecado, como Jesús lo hace, se relaciona fácilmente con esta historia. Estamos todos como el endemoniado, aullando en la oscuridad de las tumbas. Aun cuando nuestro pecado oscurece nuestros corazones, en algún lugar más profundo aún conocemos nuestras necesidades, y sabemos que  Jesús es el que ha venido a liberarnos.

tkachSoy Joseph Tkach, hablando de la vida.

About Comunión de Gracia

COMUNIÓN DE GRACIA INTERNACIONAL [GRACE COMMUNION INTERNATIONAL], es una denominación evangélica activa en casi 100 países y territorios con una afiliación internacional de alrededor de 42 mil miembros y 900 congregaciones. Nuestra misión es “vivir y compartir el evangelio”. Creemos en la unidad espiritual de todos los creyentes en nuestro Señor Jesucristo. Le invitamos a reunirse con nosotros en nuestros servicios de adoración donde escuchará el evangelio de Jesucristo y conocerá a otros cristianos que están experimentando su relación con Jesucristo, así como usted.

1 comments

Qué bueno y que alegre cuando sabemos que no todo está perdido, que la salvación viene tarde o temprano, nos abatimos y nos desesperamos pero hay un rayo de luz en la oscuridad del sufrimiento. Muy bueno este artículo. Gracias.

Escribe tu comentario: