Con Cristo como nuestro lente, no necesitamos «photoshopear» nuestro evangelio.

General Grant at City Point, created circa 1902. Library of Congress General Grant at City Point, created circa 1902.
Library of Congress

¿Alguna vez has visto esta foto del presidente Grant?

Un amigo me la envió. Quería saber si veía algo extraño. Y al mirar más de cerca, un par de cosas saltaron. La cara de Grant parecía familiar, casi como la había visto antes en otra imagen. Entonces me di cuenta de que todos los soldados estaban sentados – algo que nunca harían en torno a un general. Me di cuenta enseguida de que algo estaba mal. Así que empecé a hacer algunas investigaciones. Y fue entonces cuando descubrí que esta imagen fue uno de los primeros ejemplos de «photoshop». Alguien había escogido elementos de diferentes imágenes para crear una imagen que nunca había existido.

Pero ese concepto de escoger y elegir no es sólo algo que ocurre en el laboratorio. Por desgracia, lo vemos todo el tiempo en el cristianismo de hoy también. El pastor predica que si tienen fe y obedecen los mandamientos de Dios, entonces serán ricos. O tal vez tú has asistido a una iglesia que mide la fe por cuánto tiempo puedes permanecer lejos de un médico. Pueden señalar versos específicos de la Biblia para apoyar su posición, pero cuando se mira desde otro punto de vista, se empieza a ver que sus conclusiones son como la imagen de la foto del presidente Grant.

Debido a nuestra limitada perspectiva, podemos destacar a veces cierto texto bíblico sobre otros. Pero sabemos que no es lo que estamos llamados a hacer. El mensaje central de la Biblia en relación con el carácter de Dios se ha revelado a través de Jesucristo. Y cuando se pierde eso de vista, podemos encontrarnos con una versión photoshopeada del Evangelio que no está anclada en la realidad.

Tenemos un dicho aquí en la Comunión de Gracia Internacional: «Ya sea que prediques del Antiguo Testamento o del Nuevo, asegúrate de que estás predicando a Jesús» . Eso significa que, además de observar cómo la escritura ha sido interpretada por los teólogos que nos precedieron, queremos anclarnos en el entendimiento de que Cristo es la revelación definitiva de nuestro Dios uno y trino. En él nos encontramos con Dios cara a cara. Él es la Palabra hecha carne. Y con Cristo como nuestro lente, sé que el cuadro espiritual del que somos parte no necesitará ser photoshopeado en absoluto.

Soy Joseph Tkach, hablando de la VIDA.

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.