«Pero yo soy como un olivo, prosperando en la casa de Dios. Siempre confiando en la misericordia de Dios «(Salmo 52:8).

Tenemos olivos repartidos por todo el vecindario, lo que queda de un bosque después de que las casas fueron construidas. Siempre están verdes y son una buena adición al paisaje. Me alegro de que los constructores conservaron este fragmento del pasado.

Cuando confiamos en Dios, el árbol que siempre está verde, llegamos a ser como un árbol hermoso, vibrante también. Su vida en nosotros nos infunde energía y su amor inagotable nos ayuda a prosperar.

Tammy Tkach

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.