Por  Tammy Tkach

«A través de Jesús, por lo tanto, ofrezcamos continuamente a Dios un sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que profesan abiertamente su nombre» (Hebreos 13:15).

El regalo más grande,
El amor más grande,
Me fue dado
Por Dios de lo alto

La alegría más grande,
La más grande paz.
Viene de mi Dios,
Quién murió por mí

¿Qué puedo decir?
¿Qué puedo dar
a aquel
por quien vivo?

Te daré mi vida,
Te seguiré,
Serás mi Señor,
Mi camino, mi vida, mi verdad.

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.