«Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso». Mateo 11:28

Muchos leen las palabras de Jesús y miran una lista de cosas que hacer. Cuando leo este versículo, me relajo en todo. Él no trajo más normas y leyes, con más maneras de fallar (por ejemplo, si ves con lujuria a alguien, es un pecado). No, Jesús estaba señalando que es imposible salvarnos a nosotros mismos con las reglas, tampoco podemos hacernos mejores personas sin él.

Jesús quiere que descansemos de tratar de ser buenos, que descansemos del legalismo, que dejemos de preocuparnos acerca de la obediencia y que dejemos que él se encargue de todo. Entrégale a él la carga que llevas sobre tus hombros, relájate y descansa en él.

Tammy Tkach

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.