VIVE UNA DIFERENCIA EN CASA Y AFUERA

Ruth y su suegra Noemí dejaron Moab para ir a Belén. Moab siempre había sido la casa de Ruth, pero ella amaba a Noemí y quería quedarse con ella. Ella también quería descubrir más acerca del Dios que Noemí adoraba.

De los momentos tristes, a los momentos felices

«No insistas en que te deje o que deje de seguirte; porque adonde tú vayas, yo iré, y donde tú mores, moraré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios« (Rut 1:16).

Una familia sale de Belén en busca de comida y se trasladan a Moab como emigrantes.

Se instalan y los hijos se casan con mujeres locales.

El padre y los hijos mueren.

Noemí, la madre, decide volver a casa.

Ruth, una de sus nueras, decide ir con ella.

Sus palabras son una expresión maravillosa del amor reconciliador y que rompe barreras.


LECTURA

Rut 1:1-18

Aconteció que en los días en que gobernaban los jueces, en Israel hubo hambre en el país. Y un hombre de Belén de Judá fue a residir en los campos de Moab con su mujer y sus dos hijos. Aquel hombre se llamaba Elimelec, y su mujer se llamaba Noemí. Los nombres de sus dos hijos eran Mahlón y Quelión, Efrateos de Belén de Judá. Y llegaron a los campos de Moab y allí se quedaron.
Y murió Elimelec, marido de Noemí, y quedó ella con sus dos hijos. Ellos se casaron con mujeres Moabitas; el nombre de una era Orfa y el nombre de la otra Rut. Y vivieron allí unos diez años. Murieron también los dos, Mahlón y Quelión, y la mujer quedó privada de sus dos hijos y de su marido.
Entonces se levantó con sus nueras para regresar de la tierra de Moab, porque ella había oído en la tierra de Moab que el Señor había visitado a Su pueblo dándole alimento. Salió, pues, del lugar donde estaba, y sus dos nueras con ella, y se pusieron en camino para volver a la tierra de Judá. 
Y Noemí dijo a sus dos nueras: «Vayan, regrese cada una a la casa de su madre. Que el Señor tenga misericordia de ustedes como ustedes la han tenido con los que murieron y conmigo. Que el Señor les conceda que hallen descanso, cada una en la casa de su marido.»
Entonces las besó, y ellas alzaron sus voces y lloraron, y le dijeron: «No, sino que ciertamente volveremos contigo a tu pueblo.»
Pero Noemí dijo: «Vuélvanse, hijas mías. ¿Por qué quieren ir conmigo? ¿Acaso tengo aún hijos en mis entrañas para que sean sus maridos? Vuélvanse, hijas mías. Váyanse, porque soy demasiado vieja para tener marido. Si dijera que tengo esperanza, y si aun tuviera un marido esta noche y también diera a luz hijos, ¿esperarían por eso hasta que fueran mayores? ¿Dejarían ustedes de casarse por eso? No, hijas mías, porque eso es más difícil para mí que para ustedes, pues la mano del Señor se ha levantado contra mí.»
Y ellas alzaron sus voces y lloraron otra vez; y Orfa besó a su suegra, pero Rut se quedó con ella.
Entonces Noemí dijo: «Mira, tu cuñada ha regresado a su pueblo y a sus dioses; vuelve tras tu cuñada.» 
Pero Rut le respondió: «No insistas en que te deje o que deje de seguirte; porque adonde tú vayas, yo iré, y donde tú mores, moraré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios. Donde tú mueras, allí moriré, y allí seré sepultada. Así haga el Señor conmigo, y aún peor, si algo,excepto la muerte, nos separa.»
Al ver Noemí que Rut estaba decidida a ir con ella, no le insistió más.

MEDITACIÓN

  • Toma el tiempo hoy para pensar en los que son leales y atesoran tu amistad. ¿Son, en su mayoría, gente igual a ti? ¿O de alguna manera tu amistad rompe barreras o construye puentes?

ORACIÓN

  • Haz una pausa para orar por aquellas personas que conoces y que son de una raza o religión diferente o tienen puntos de vista opuestos a ti.

ACCIÓN

  • Vive una diferencia hoy… construye un puente mediante el apoyo a personas trabajadoras que venden productos con precios justos.

EN FAMILIA

  • ¿Quién les ha mostrado algo nuevo acerca de Dios? ¿Qué pueden hacer hoy para mostrar el amor de Dios?
  • Hagan una pulsera de banda elástica para un amigo en tu iglesia o escuela (Arte)
  • Oren: Señor Dios, que llevaste a Ruth y Noemí de los momentos tristes a los momentos felices; queremos sentir tu presencia con nosotros cuando estamos tristes y cuando estamos felices. Amén.

Ir al índice: Vive una diferencia

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.