VIVE UNA DIFERENCIA EN CASA Y AFUERA

A veces nos sentimos lejos de Jesús – incluso si estamos en casa. Jesús nunca irrumpe en nuestros corazones o casas, sino que espera que lo invitemos a entrar.

"Hunt Light of the World" by William Holman Hunt - http://www.bg-blog.ru/comments.php?id=555. Licensed under Public Domain via Wikimedia Commons - http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Hunt_Light_of_the_World.jpg#/media/File:Hunt_Light_of_the_World.jpg «Hunt Light of the World» by William Holman Hunt – http://www.bg-blog.ru/comments.php?id=555. Licensed under Public Domain via Wikimedia Commons – http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Hunt_Light_of_the_World.jpg#/media/File:Hunt_Light_of_the_World.jpg

 

«¡Mira! Yo estoy a la puerta y llamo. Si oyes mi voz y abres la puerta, yo entraré y cenaremos juntos como amigos« (Apocalipsis 3:20).

Los temas que han sido tocados en esta semana son fundamentales para los asuntos de debate político actual.

Nuestra fe moldea nuestro pensamiento, nuestras decisiones y nuestra vida, porque estas cuestiones no son meras cuestiones de elección política o moral, son profundamente espirituales.

Cristo viene a nosotros como un extraño en busca de bienvenida,
con hambre de comida;
él toca pacientemente en la puerta.

Al darle la bienvenida,
al abrir una puerta a su presencia,
llegamos a ser, para él, un hogar,
y en su compañía encontramos comunión gozosa.

Escucha. Mira.


LECTURA

Levítico 19:33-37

»Escribe esta carta al ángel de la iglesia de Laodicea. Este es el mensaje de aquel que es el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la nueva creación de Dios:
»Yo sé todo lo que haces, que no eres ni frío ni caliente. ¡Cómo quisiera que fueras lo uno o lo otro!; pero ya que eres tibio, ni frío ni caliente, ¡te escupiré de mi boca!
Tú dices: “Soy rico, tengo todo lo que quiero, ¡no necesito nada!”. Y no te das cuenta que eres un infeliz y un miserable; eres pobre, ciego y estás desnudo. Así que te aconsejo que de mí compres oro —un oro purificado por fuego— y entonces serás rico. Compra también ropas blancas de mí, así no tendrás vergüenza por tu desnudez, y compra ungüento para tus ojos, para que así puedas ver.
Yo corrijo y disciplino a todos los que amo. Por lo tanto, sé diligente y arrepiéntete de tu indiferencia.
»¡Mira! Yo estoy a la puerta y llamo. Si oyes mi voz y abres la puerta, yo entraré y cenaremos juntos como amigos. Todos los que salgan vencedores se sentarán conmigo en mi trono, tal como yo salí vencedor y me senté con mi Padre en su trono.
»Todo el que tenga oídos para oír debe escuchar al Espíritu y entender lo que él dice a las iglesias».

MEDITACIÓN

  • Toma el tiempo hoy para considerar las formas en que puedes oír el toque de Cristo en tu puerta. A veces ayuda detenerse, estar quieto y en silencio. En otras ocasiones sentimos la llamada de Cristo en las necesidades del mundo y en la solicitud de extraños en busca de ayuda.

ORACIÓN

  • Haz una pausa para orar para agradecer a Dios por el don que la amistad con Cristo trae a tu vida.

ACCIÓN

  • Vive una diferencia hoy… comparte el pan o comparte una comida con alguien hoy, y en ese encuentro descubre la presencia de Cristo.

EN FAMILIA


Ir al índice: Vive una diferencia

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.