Adoración en Espíritu y Verdad

Este artículo es de Santiago Lange, pastor CGI en Alemania.

Cuando se trata de adorar a Dios, el cliché “cuanto más cambian las cosas, más permanecen iguales” es cierto. La controversia concerniente a la adoración se ha desatado desde el Huerto del Edén y la lucha continúa hoy en día mientras los cristianos buscan responder a una pregunta vital: “¿Cómo debemos adorar a Dios?” Este artículo aborda la respuesta, pero en lugar de ofrecer un modo de adoración de “talla única”, señala ciertos principios eternos a aplicar.

Culto teocéntrico, no egocéntrico

Hace varios años, Donald Bloesch, profesor emérito de teología en el Seminario Teológico de la Universidad de Dubuque, escribió un artículo en Christianity Today titulado “¿Qué le pasó a Dios?”. Con respecto a la adoración que ocurre en muchas iglesias cristianas, él notó esto:

La adoración se ha convertido en espectáculo más que en alabanza… un espectáculo que apela a los sentidos más que a un acto de obediencia al poderoso Dios que es a la vez santidad y amor. El culto contemporáneo es mucho más egocéntrico que teocéntrico. El objetivo no es tanto dar gloria a Dios como satisfacer los anhelos del corazón humano. Incluso cuando cantamos las alabanzas de Dios, el enfoque está en cumplir y satisfacer el deseo humano de integridad y serenidad. “(“Christianity Today”, 2/5/01, p. 54)

Independientemente de nuestras preferencias personales en estilos de adoración (a mí personalmente me gusta la música cristiana contemporánea), la preocupación de Bloesch no debe ser ignorada, particularmente en una época en la que se pone tanto énfasis en los enfoques para el crecimiento de la iglesia basados en el mercadeo. Un experto en iglecrecimiento escribió que el crecimiento de la iglesia se trata fundamentalmente de “proveer nuestro producto” (que él describe como “relación”) como la “solución a las necesidades sentidas por la gente”. Luego enfatizó que son las necesidades de la audiencia las que son de mayor importancia en la comunicación cristiana, no el mensaje.

Escuchar la palabra de Dios

Contra este enfoque egocéntrico e impulsado por el mercadeo hacia la iglesia y su adoración viene la palabra de Dios, entregada aquí a través de Moisés:

“Estos son los estatutos y los decretos que observarán cuidadosamente en la tierra que el Señor, el Dios de tus padres, te ha dado para que la poseas todos los días que ustedes vivan sobre su suelo. Destruirán completamente todos los lugares donde las naciones que desposeerán sirven a sus dioses: sobre los montes altos, sobre las colinas y debajo de todo árbol frondoso. Y demolerán sus altares, quebrarán sus pilares sagrados, quemarán a fuego sus imágenes de Asera, derribarán las imágenes talladas de sus dioses y borrarán su nombre de aquel lugar. No actuarán así con el Señor su Dios, sino que buscarán al Señor en el lugar en que el Señor su Dios escoja de todas sus tribus, para poner allí Su nombre para Su morada, y allí ustedes irán. Allí llevarán sus holocaustos, sus sacrificios, sus diezmos, la contribución de su mano, sus ofrendas votivas (de sus votos), sus ofrendas voluntarias, y el primogénito de sus vacas y de sus ovejas. Allí también ustedes y sus familias comerán en presencia del Señor su Dios, y se alegrarán en todas sus empresas en las cuales el Señor su Dios los ha bendecido. (Deut. 12:1-7)

Moisés habla a Israel (fuente)

Aunque estas instrucciones fueron dadas al pueblo de Israel en un contexto cultural particular bajo el Antiguo Pacto, contienen un principio que sigue siendo relevante para la iglesia bajo el nuevo pacto: La adoración a Dios no debe ser dirigida por nuestros propios deseos; debe ser teocéntrica, no egocéntrica.

La adoración practicada por los cananeos en la tierra que Israel estaba a punto de ocupar era espantosamente horrible y destructiva. Los cananeos quemaban a sus hijos como ofrendas a sus dioses. En la adoración tenían ritos eróticos que denigraban a las mujeres a través de actos sexuales indescriptibles. Su adoración también era bastante pragmática, diseñada para abordar su deseo personal de seguridad y prosperidad. Deseando paz, mataron a sus propios hijos con la esperanza de que los dioses no les hicieran daño.

Como cristianos, debemos prestar atención a lo que Moisés le dijo a Israel al borde de la Tierra Prometida. Nuestra adoración a Dios nunca debe ser diseñada simplemente para satisfacer nuestras propias necesidades y en respuesta a nuestras propias preferencias. Los Salmos del Antiguo Testamento (que en gran parte son letras de canciones de adoración) se enfocan principalmente en dos temas: 1) quién es Dios, 2) lo que Dios ha hecho.

No debemos imaginar que somos capaces de idear nuestras propias maneras de acercarnos a Dios en la adoración. Debido al pecado, nuestras mentes tienden a producir “ídolos” aptos sólo para la destrucción. Al buscar encontrar a Dios en nuestros propios términos, invertimos el orden de la adoración verdadera. Vemos que esto sucede cuando los cristianos bien intencionados hacen de la audiencia, en lugar de Dios, el punto de partida de la adoración.

Adoración en el Nuevo Pacto

Como cristianos evangélicos, creemos que nuestra guía en todos los asuntos de fe y práctica (incluyendo cómo adoramos) es la Palabra escrita de Dios, la Biblia, leída a través de la lente de Jesús, la Palabra Viva de Dios. Desde la perspectiva de un nuevo pacto, el asunto final cuando se trata de la adoración no es el lugar, el día o la forma de adoración, sino el que está siendo adorado. Este fue el punto que Jesús hizo cuando le dijo esto a la mujer samaritana:

La hora está llegando, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad, porque el Padre busca que los tales le adoren. Dios es espíritu, y los que le adoran deben adorar en espíritu y en verdad. (Juan 4:23-24).

La mujer samaritana en el pozo
(dominio público a través de Wikimedia Commons)

Cuando se trata de ser un verdadero adorador de Dios, lo que cuenta no es la ubicación de la adoración (y, por implicación, su forma) sino el objeto de esa adoración. Jesús, en sí mismo, es la Verdad. Si vamos a adorar a Dios apropiadamente, Jesús debe ser el centro y la meta de nuestra adoración.

Adoración dirigida a Dios

Desafortunadamente, algunos cristianos dan forma a sus servicios de adoración con la meta principal de atraer a los incrédulos. Con este fin, omiten ciertos aspectos “ofensivos” de la fe cristiana. Pero lo que se pasa por alto en esa estrategia es que la Biblia no indica que atraer a los incrédulos es la meta principal de la adoración. En cambio, las Escrituras muestran que la meta es adorar a Dios, quien es digno de nuestra alabanza. Como lenguaje de adoración, la adoración debe dirigirse, en primer lugar, a Dios, que es el sujeto y objeto de la verdadera adoración. La adoración centrada en Dios nutre a los creyentes, formándolos en el tipo de personas que se extienden evangelísticamente, sirviendo al mundo no creyente que los rodea.

Cuando adoramos a nuestro Dios Trino en espíritu y verdad, todos nuestros cantos, oraciones y sermones tendrán a Dios como su sujeto y objeto principal. La gracia de Dios -del Padre, a través del Hijo, en el Espíritu- fluye a través de todos los aspectos de tal adoración. Y de esa gracia fluye entonces nuestra agradecida respuesta. El orden aquí es vital. La verdadera adoración reconoce el pecado y abraza el don de Dios de perdonar a causa de Cristo. De esa manera todo es incluido, conduciendo a una adoración responsable y agradecida de toda la vida. El padre de la antigua iglesia, Clemente de Alejandría, lo dijo así:

Se nos ordena reverenciar y honrar al mismo Único, estando persuadidos de que Él es Palabra…. No lo hacemos sólo en días especiales, como hacen otras personas. Más bien, hacemos esto continuamente en toda nuestra vida, y de todas las maneras…. Por eso, no en un lugar determinado, ni en un templo determinado, ni en ciertas fiestas y días señalados, sino durante toda su vida, el hombre espiritual honra a Dios. Lo hace en todos los lugares, incluso si está solo. Hace esto dondequiera que tiene con él a cualquiera de esos hermanos que han ejercido la misma fe.

Nota: Para más información acerca de la adoración en GCI, incluyendo recursos para usar en la planificación de servicios de adoración y ceremonias, haga clic aquí.

Acerca de Santiago Lange

Santiago Lange es pastor de la Comunión de Gracia Internacional en Alemania.

Escribe tu comentario: