Peregrinación de los Fieles

Queridos Pastores y Líderes de Ministerio,

Todos nos enfrentamos a temporadas de cambio y movimiento. Para mi familia, abril de este año fue una de esas estaciones. Mi hermano Mark vendió su casa y se dispuso a construir una nueva. Mi hijo Gatlin dejó su apartamento para reunirse con su mejor amigo de la escuela secundaria en un lugar nuevo para ambos. Luego Susan y yo nos unimos a la feliz multitud de empleados de la Oficina Central de CGI, que se mudaron a Charlotte, NC, a 2,400 millas de Glendora, CA. Esta mudanza personal y corporativa fue un gran desafío para todos nosotros, y ahora, ya sea que estemos en casa o en el trabajo, nos enfrentamos a cajas para desempacar.

Durante esta temporada de cambio y movimiento, me he encontrado preguntándome, ¿Cómo nos está hablando nuestro Dios amoroso, tanto personal como colectivamente? Al considerar esa pregunta, recordé el mandato de Dios a Abram:

Vete de tu país, de tu pueblo y de la casa de tu padre a la tierra que te mostraré. Yo te convertiré en una gran nación y te bendeciré; engrandeceré tu nombre y serás una bendición. Bendeciré a los que te bendigan, y a los que te maldigan, maldeciré; y todos los pueblos de la tierra serán bendecidos por ti. (Génesis 12:1-3)

Abraham y Sara

Al seguir leyendo en Génesis 12, encontramos que Abram, en confianza, obedeció a Dios; él y su esposa Sarai levantaron estacas y se movieron. Mientras viajaban, deben haber sentido algo de lo que mi esposa Susan y yo sentimos durante nuestro traslado a Carolina del Norte (aunque, a diferencia de Abram y Sarai, sabíamos hacia dónde nos dirigíamos). Abram y Sarai seguramente experimentaron una sensación de pérdida, pensando en lo que estaba detrás, mezclado con algo de miedo pensando en lo que estaba por venir. Sin embargo, esos sentimientos fueron probablemente contrarrestados por otros de esperanza y expectativa mientras meditaban las promesas que Dios les había dado. A través de todo esto, Dios les dio tanto apoyo como desafío – una combinación que produjo en Abram la fe que se celebra en Hebreos capítulo 11.

La fe de Abram creció cuando primero escuchó la palabra de Dios; luego, confiando en que Dios cumpliera su palabra, obedeció. A lo largo del camino, Abram desarrolló una relación íntima con Dios como la que un hijo amado tiene con un padre cariñoso. Como resultado, el Señor rebautizó a Abram, llamándolo Abraham (que significa “el padre de muchos”), prometiéndole que levantaría a través de él a la nación escogida de Dios, el pueblo de Israel.

El cumplimiento de esta promesa a Abraham vino de maneras inesperadas, a menudo incluyendo mandamientos aparentemente locos y promesas de Dios. Dios ordenó a Abraham que empacara y dejara su hogar ancestral para viajar a un lugar desconocido muy lejano. La promesa de Dios de que Abraham se convertiría en el padre de una gran nación parecía una locura, porque Abraham tenía 75 años en ese momento, y su estéril esposa Sara tenía 65 ¡y la promesa no se cumplió hasta que Abraham cumplió 100 y Sara 90! Luego, años después, Dios le dijo a Abraham que tomara a su hijo del milagro Isaac y lo colocara en el altar del sacrificio. Como sabes, Abraham obedeció, y el Señor salvó a Isaac. A través de estos eventos de alto desafío (que incluían el gran apoyo de Dios), Abraham demostró que no retendría nada en obedecer a Dios.

En la Oficina Central de CGI, nosotros también hemos experimentado el apoyo de Dios en nuestro viaje de Glendora a Charlotte. Nuestro Dios trino, que siempre está presente con nosotros, hablándonos a través de su Palabra y Espíritu, nos mostró su cuidado, dirigiéndonos y bendiciéndonos en la venta de nuestro edificio de la Oficina Central en Glendora y en la compra de nuestro nuevo edificio en Charlotte. Nuestro personal de la Oficina Central puede contarle muchas historias sobre cómo ellos también experimentaron la mano guía de Dios para encontrar nuevos hogares para sus familias en el área de Charlotte. El Señor también nos dio algunos desafíos durante nuestra mudanza. Nos enfrentamos a circunstancias difíciles con contratistas, inspectores de edificios y empresas de mudanzas. Pero en todos los giros, vueltas y pruebas, le dimos nuestras preocupaciones y necesidades al Señor. Él está en control de nosotros y de nuestras circunstancias, incluso durante los momentos en que estamos perplejos y confundidos.

Ya sea que te encuentres en una estación de cambio y confusión, o en un “amplio espacio” de relativa calma y tranquilidad, date cuenta de esto: el Señor, que es siempre fiel, está presente contigo. En y a través de tu relación con él, tu fidelidad se está convirtiendo en la suya. Se trata de relación y confianza, y estoy agradecido de que, juntos, nos hayamos unido a Abraham en una peregrinación de los fieles.

Greg Williams,
Vicepresidente de CGI

Greg Williams

Acerca de Greg Williams

Greg Williams es Vicepresidente de la Comunión de Gracia Internacional.

Escribe tu comentario: