Viviendo y Compartiendo el Evangelio
El amor de Cristo nos obliga, porque estamos convencidos de que uno murió por todos, y por consiguiente todos murieron. Y él murió por todos, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para el que murió por ellos y fue resucitado. — 2 Corintios 5:14-15

Secciones

Lo más leído

Ceremonia de  Renovación de Votos Matrimoniales
Apariciones de Jesús resucitado
¿Que dice la Palabra de Dios sobre el perdón?
Niégate a ti mismo, toma tu cruz y sígueme
No puede ser Depresion, yo soy cristiano
Noticiero JUNTOS No. 61
El triple significado de la cena del Señor
Conferencia Anual de  Desarrolladores de Misiones
Mujeres en el ministerio de Jesús
El desafío de ser madre soltera
facebooktwittegoogle+feedwiziq        

En el nombre del Padre, Hijo y Espíritu Santo


HABLANDO DE LA
VIDA

Justo antes de ascender al cielo, Jesús les dijo a sus discípulos que hicieran más discípulos, y que los bautizaran en el nombre del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

En la Biblia, la palabra “nombre” implica carácter, función y propósito. Los nombres bíblicos con frecuencia describen el carácter esencial de una persona. Así que Jesús en realidad instruyó a sus discípulos a estar íntima y completamente inmersos en el carácter esencial del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Deberíamos correctamente concluir que Jesús quiso decir mucho más que sólo una mera liturgia bautismal cuando dijo: “bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.

El Espíritu Santo revela la persona del Mesías resucitado y nos convence de que Jesús es nuestro Señor y Salvador. Cuando el Espíritu Santo nos llena y nos guía, Jesús viene a ser el enfoque y el propósito de nuestras vidas y por fe llegamos a conocerlo y seguirlo.

Y Jesús nos guía a un conocimiento íntimo del Padre. Él dijo: “Yo soy el camino y la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino a través de mí”  (Juan 14:6).

Sólo conocemos al Padre cuando Jesús nos lo revela. Jesús dijo: “Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti el único Dios verdadero y a Jesucristo a quien has enviado”.

Cuando una persona experimenta este conocimiento de Dios, esta relación personal íntima de amor, entonces el amor de Dios fluirá a través de ella hacia otros, hacia todos los otros, el bueno, el malo y el feo.

Nuestro mundo moderno es un mundo de gran confusión y decepción.

Se nos ha dicho que hay muchos “caminos hacia Dios”. Pero el único camino para conocer a Dios es conocer al Padre por medio de Cristo y por el Espíritu Santo. Es por esta razón que los cristianos somos bautizados en el nombre del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Soy Joseph Tkach, hablando de la Vida. ◊

Lea un artículo sobre la vida trinitaria de Dios