«Bienaventurada la que creyó, porque se cumplirá lo que le fue dicho de parte del Señor.» Lucas 1:45

Adviento es un tiempo de esperanza y promesa, es un tiempo para esperar.

Ana, quien esperó por muchos años el nacimiento de un hijo, canta un canto de fe y celebración, ha recibido lo que Dios le prometió. (Ver más abajo el canto completo)

Nuestras vidas son enriquecidas por la espera, nuestra fe se profundiza en esos momentos en los que simplemente confiamos y nos aferramos a las promesas de Dios.

  • Tómate el tiempo hoy para traer a la memoria las cosas por las que esperas y confías. Ofrécelas a Dios.
  • Enciende una luz pidiendo a Dios el don de la fe, por un corazón que espera con alegría y esperanza y que no se endurece ni amarga.
  • Haz tiempo hoy para vivir una canto de fe en un lugar donde la espera es dura y la esperanza es poca.

Deja tus comentarios o sube tus fotos. Comparte tu canto de fe.

 Canto de Ana:

¡Mi corazón se alegra en el Señor!
El Señor me ha fortalecido.
Ahora tengo una respuesta para mis enemigos;
me alegro porque tú me rescataste.
¡Nadie es santo como el Señor!
Aparte de ti, no hay nadie;
no hay Roca como nuestro Dios.
¡Dejen de ser tan orgullosos y altaneros!
¡No hablen con tanta arrogancia!
Pues el Señor es un Dios que sabe lo que han hecho;
él juzgará sus acciones.
El arco de los poderosos está quebrado,
y los que tropezaban ahora son fuertes.
Los que estaban bien alimentados ahora tienen hambre,
y los que se morían de hambre ahora están saciados.
La mujer que no podía tener hijos ahora tiene siete,
y la mujer con muchos hijos se consume.
El Señor da tanto la muerte como la vida;
a unos baja a la tumba y a otros levanta.
El Señor hace a algunos pobres y a otros ricos;
a unos derriba y a otros levanta.
Él levanta al pobre del polvo
y al necesitado del basurero.
Los pone entre los príncipes
y los coloca en los asientos de honor.
Pues toda la tierra pertenece al Señor,
y él puso en orden el mundo.
Él protegerá a sus fieles,
pero los perversos desaparecerán en la oscuridad.
Nadie tendrá éxito sólo por la fuerza.
Los que pelean contra el Señor, serán destrozados.
Él retumba contra ellos desde el cielo;
el Señor juzga en toda la tierra.
Él da poder a su rey;
aumenta la fuerza de su ungido.
1° Samuel 2:1-10

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.