Comienzos: COMPAÑÍA

Comienzos: COMPAÑÍA

En el centro de la historia de la creación está esta frase: No es bueno ‘estar solo’. El compañerismo es tanto una necesidad de la humanidad como un don de Dios en la creación. Estamos hechos para vivir en comunidad. Es en la relación que encontramos nuestro verdadero yo. Es parte de lo que es ser hecho a la imagen de Dios, la Trinidad.

Te vi debajo de la higuera

Te vi debajo de la higuera

Cierto día se fue a meditar y a orar lejos del bullicio, y se refugió del calor del sol bajo la sombra de una higuera, y meditaba en las maravillosas profecías que anunciaban la liberación de Israel con la venida de su glorioso Rey y Salvador, el Hijo de Dios. “¿Cuándo será esto, Adonai? ¿Tendré el privilegio de ver a nuestro Mesías? Mira que tu pueblo sufre bajo este imperio extranjero, aunque muchos se han acostumbrado… pero yo se que tú tienes algo mejor para tu pueblo… ¡cuanto anhelo ver la salvación de Israel! ¡Cuanto anhelo ver renacer la esperanza de mi nación!…” Sus pensamientos fueron interrumpidos por una voz que le llamaba a lo lejos: “¡Natanael!, ¡Natanael!” Era su buen amigo Felipe…

COMPAÑERISMO | Conexiones de Vida – Día 3

COMPAÑERISMO  |  Conexiones de Vida – Día 3

CONEXIONES DE VIDA Semana 1: Comienzos     –      Día 3 «Entonces el Señor Dios dijo: ‘No es bueno que el hombre esté solo» (Génesis 2:18). En el centro de la historia de la creación está una frase inquietante: no es bueno «estar solo». La creación es un todo; interconecta. Pertenecemos juntos. El compañerismo […]

Un lugar solitario

Un lugar solitario

Entraron en Capernaúm, y tan pronto como llegó el sábado, Jesús fue a la sinagoga y se puso a enseñar… De repente, en la sinagoga, un hombre que estaba poseído por un espíritu maligno…lo reprendió Jesús–…y el espíritu maligno…salió de él…Al atardecer, cuando ya se ponía el sol, la gente le llevó a Jesús todos […]

Espacio para Dios

Espacio para Dios

A los que vendían palomas les dijo: «Quiten esto de aquí; no hagan de la casa de Mi Padre una casa de comercio.» Juan 2:16 La ira de Jesús se dirige a aquellos cuyo negocio impedía a otros encontrar en los patios exteriores del templo, un espacio para orar. Él fue bastante despiadado en rehacer ese […]