A los que vendían palomas les dijo: «Quiten esto de aquí; no hagan de la casa de Mi Padre una casa de comercio.» Juan 2:16

La ira de Jesús se dirige a aquellos cuyo negocio impedía a otros encontrar en los patios exteriores del templo, un espacio para orar. Él fue bastante despiadado en rehacer ese espacio. Quizás debemos ser tan despiadados con nuestro propio ajetreo y ruido.

  • Tómate tiempo hoy para identificar qué en tu vida te quita el espacio para orar.
  • Transforma tu vida ora por los que, en su constante actividad o en su dolor, les resulta difícil encontrar a Dios.
  • Haz el tiempo hoy para encontrar un lugar para estar en silencio, y deja que Dios te encuentre en ese espacio.

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.