Tus oraciones son recordadas

Cuando oras, por favor entiende que Dios te escucha. Él está allí. Tus oraciones y las mías están con Jesucristo. Él las mira. No son olvidadas. Son recordadas. Son como incienso presentadas en hermosas vasijas de oro ante el trono del Todopoderoso.

leer más