Gracia desequilibrada

Gracia desequilibrada

Si Dios usara una balanza, un platillo estaría en el cielo y el otro descansando sobre la mesa. ¿Cómo puede ser la gracia tan desequilibrada? El amor y la gracia de Dios pesan mucho más que sus propias leyes incluso. Bendito sea Dios que a diferencia del rey Arturo, es más poderoso que la ley. Y usa una balanza diferente, una de misericordia equilibrada solo con más amor y gracia.

Humildad y hambre

Humildad y hambre

«Bienaventurados los humildes, pues ellos heredarán la tierra. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, pues ellos serán saciados». Mateo 5:5-6 A Jesús le gusta cambiar las cosas al revés. La verdadera felicidad está en la fortaleza de la humildad. La verdadera satisfacción es encontrada por aquellos que buscan la justicia de Dios en el […]