Por qué ya no creo en la aniquilación eterna

 

Por muchos años creí que el destino final de aquellos que no confiaran en Jesús sería la aniquilación eterna.  No podía creer que un Padre amoroso pudiera permitir que ningun ser humano experimentara los tormentos del infierno para siempre. Creía que simplemente los destruiría para siempre, que los aniquilaría.  Ésta no es la creencia de la mayoría de los cristianos, nunca lo ha sido, pero en algunos círculos la aniquilación eterna es una creencia común.

Pero cambié de opinión cuando tuve un mejor entendimiento de quién es Jesús como el Hijo de Dios en unión con la humanidad.

La humanidad entera, y la creación entera, están unidas al Hijo de Dios.  El Padre nos creó por medio del Hijo, él mantiene nuestra existencia; vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser en él.

“El Hijo es el resplandor de la gloria de Dios, la fiel imagen de lo que él es, y el que sostiene todas las cosas con su palabra poderosa. Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la derecha de la Majestad en las alturas”.Hebreos 1:3.

“Puesto que en él vivimos, nos movemos y existimos”. Hechos 17:28.

Aún más, el Hijo de Dios se convirtió en carne y sangre, encarnó y vive en cada parte de la humanidad, sin importar que tenebrosa o pecaminosa ésta sea.

“Y el Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros. Y hemos contemplado su gloria, la gloria que corresponde al Hijo unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad”. Juan 1:14.

“Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios”. 2 Corintios 5:21.

“He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe del Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí”. Gálatas 2:20.

Así que, si el Padre aniquilara a un ser humano tendría que deshacer la creación y la encarnación.  Tendría que hacer que Jesús retirara su presencia de una persona creada y dejara de vivir en tal persona por medio de su encarnación.

Sin embargo, esto es imposible, ya que el Padre no miente. Cuando él hace un pacto con la humanidad, lo guarda, aún cuando nosotros lo quebrantemos. En Jesús, el Padre, Hijo y Espíritu Santo nos han prometido ser Dios con Nosotros, nunca dejarnos ni abandonarnos, y adoptarnos dentro de su vida para siempre.

Esto nos trae a la mente el temor de que haya seres humanos que sufran eternamente.  1 Corintios 15:22 nos dice que, en Cristo, todos serán resucitados.  “Pues así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos volverán a vivir”. Así que todos los seres humanos vivirán para siempre en el cuerpo incorruptible, no perecedero de la resurrección.  Pero las escrituras no nos prometen que todos serán felices después de eso.  Algunos se sentirán para siempre miserables por ser los hijos del Padre en Cristo.

Sin embargo, aún cuando esto nos cause temor, la resurrección de toda la humanidad en Cristo también incluye el potencial glorioso de que todos vivan para siempre para poder arrepentirse.  Si usted existe para siempre y nunca es aniquilado entonces siempre existirá la posibilidad de que usted cambie de opinión y comience a sentirse feliz de ser un hijo de Dios.

Como padre, esto es algo que puedo entender. Aún cuando mis hijos me puedan llegar a odiar, dejen de hablarme, y vivan una vida de sufrimiento, ¡yo nunca mataría a alguno de ellos! Yo, como el Padre de la parábola del hijo pródigo, siempre estaría esperándolo y orando por su arrepentimiento.

la-aniquilacion-eterna.pdf

 

About Comunión de Gracia

COMUNIÓN DE GRACIA INTERNACIONAL [GRACE COMMUNION INTERNATIONAL], es una denominación evangélica activa en casi 100 países y territorios con una afiliación internacional de alrededor de 42 mil miembros y 900 congregaciones. Nuestra misión es “vivir y compartir el evangelio”. Creemos en la unidad espiritual de todos los creyentes en nuestro Señor Jesucristo. Le invitamos a reunirse con nosotros en nuestros servicios de adoración donde escuchará el evangelio de Jesucristo y conocerá a otros cristianos que están experimentando su relación con Jesucristo, así como usted.

Escribe tu comentario: