¿Podría ser Facebook un regalo del Espíritu Santo a la humanidad?

Circulan un montón de vídeos divertidos y correos electrónicos que se burlan de los aspectos molestos de la red social – pero también hay algo profundamente relacional que tiene lugar con Facebook, y el Espíritu Santo es relación.

No se trata sólo de Facebook, todos los sitios de redes sociales permiten a las personas conectarse y relacionarse en torno a los aspectos de su vida que las inspiran: la fotografía, la música, las películas, e incluso la teología.

Piénsalo de esta manera: durante miles de años la mayoría de los seres humanos vivieron sus vidas en relación y conexión con las mismas personas. Al vivir en tribus, pueblos y pequeñas ciudades, la mayoría de la gente desarrolla relaciones profundas y duraderas con sus familias ampliadas y las personas de su misma edad con los que crecieron, trabajaron, vivieron y aún murieron juntos.

La Revolución Industrial y la movilidad de la sociedad moderna ha cambiado todo eso. La mayoría de nosotros crecimos con un grupo de personas, fuimos a la escuela con otro grupo, y hemos vivido y trabajado con varios grupos diferentes a lo largo de los años desde entonces. En medio de toda esa movilidad perdimos contacto con casi todos los que conocíamos a excepción de nuestra familia inmediata y, tal vez, uno o dos amigos cercanos.

¿Cuál crees que representa la vida trinitaria en la que Jesús ha incluido a la humanidad: las relaciones que se mantienen con los años o las relaciones que duran un tiempo y luego desaparecen?

Aquí, en el siglo 21 nos encontramos en una sociedad de relaciones fragmentadas, donde las personas se reúnen durante un rato y luego van por caminos separados. En medio de esta fragmentación relacional, aparecen las redes sociales en Internet y de repente estamos volviendo a conectarnos y entrar de nuevo en relación con las personas que alguna vez fueron el centro de nuestras vidas.

Estamos volviendo a conectarnos con los mejores amigos de la escuela secundaria, compañeros de universidad, y la gente con quienes nos relacionamos en otros tiempos y lugares.

Por primera vez en más de 100 años, ahora es posible, a través de redes como Facebook, que las personas en nuestra sociedad altamente móvil estén en relación con amigos de la infancia y la familia extendida para toda la vida. Mis hijos pueden muy bien utilizar las redes sociales para mantener muchos de sus mismos amigos durante los próximos 70-80 años.

El Espíritu Santo es el facilitador de las relaciones. Une el corazón del Padre y Jesús – y su vida de relación se ha derramado sobre la raza humana en Jesús (Hechos 2:17).

En Facebook veo relaciones siendo restablecidas, mantenidas e incluso fortalecidas. Eso me lleva a pensar que tengo que estar viendo el don y el ministerio del Espíritu Santo expresándose en nuestras vidas.

Jonathan Stepp

Deathtostock notstock4

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.