El Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad. No sabemos orar como debiéramos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Romanos 8:26

Recibimos la Gracia de vivir… como hijos de Dios, amados y aceptados.

Somos llamados a vivir… con paciencia, fe y esperanza.

Y debido a que recibimos Gracia y somos llamados… oramos:

Padre nuestro… venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

  • Tómate el tiempo hoy para traer a la mente tus más profundos anhelos y oraciones.
  • Transforma tu vida eleva esas oraciones a Dios en silencio, deja que el Espíritu Santo ore en ti y a través de ti.
  • Haz un tiempo hoy para ser la respuesta a una oración.

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.