octubre

Hasta ahora este año he asistido a siete conferencias regionales en los EE.UU., una conferencia internacional (para los ancianos de habla hispana) en Bogotá, Colombia, y hace poco regresé de una conferencia ministerial en el Reino Unido. Cuando sumo estos viajes a mis otros viajes en los EE.UU. y el extranjero, tengo que decir lo bendecido que estoy de conocer a tantos pastores de la Comunión de Gracia Internacional (CGI), a los ancianos y a otros miembros. No es sólo una emoción al llegar a conocerlos, soy bendecido por llamarles amigos.

Las Iglesias norteamericanas han apartado todo octubre para mostrar honor, agradecimiento y reconocimiento a sus clérigos y sus familias. En la CGI, nuestro clero son nuestros ancianos, la mayoría de estos hombres y mujeres sirven como pastores, algunos como pastores principales, otros como pastores asociados o como pastores asistentes. Al entrar a Octubre, quiero compartir lo mucho que aprecio a cada uno de nuestros pastores y ancianos. Su fiel y sincero servicio a los hijos e hijas amados de Dios es algo que agradezco y oro en un pequeño grupo por ellos en Su nombre cada día.

¡Qué viaje que hemos tenido en la CGI durante los últimos 20 años! La mayoría de ustedes que sirven como pastores, han viajado mucho, casi todos esta distancia, y tengo que decir que estoy eufórico por su disposición a seguir a donde Dios ha llevado nuestra comunión. En el camino, la mayoría de ustedes se encontraron con pérdidas significativas en la asistencia y los ingresos en las congregaciones que pastoreaban. Sin embargo, se mantuvieron fieles al llamado del Señor al ministerio. Algunos de ustedes tuvieron problemas al principio para entender nuestros cambios, sin embargo perseveraron a través de muchas horas de oración y estudio de la Biblia y vinieron a ver la increíble naturaleza trina de Dios que te ama y ama a cada persona a la que sirves. A través de todos los cambios que hemos encontrado en la CGI, ustedes siguieron para equipar a los santos para la obra del ministerio. Por eso, les doy mi más sincero agradecimiento.

También les agradezco por todas las comidas que han perdido, porque estaban en el teléfono, o tuvieron que correr para visitar a alguien en el hospital. Les agradezco las muchas noches de sueño truncado debido a una llamada telefónica. Les doy las gracias por las muchas veces que renunciaron a los planes personales con el fin de oficiar una boda o un funeral. Les agradezco las numerosas noches que pasan en eventos de la iglesia, una reunión del ministerio, o para visitar a alguien en lugar de estar en su casa. Les agradezco por seguir estudiando y tomar clases y asistir a las sesiones de entrenamiento para que pueda ser más eficaces en pastorear a su congregación. Les doy las gracias por las horas que han pasado de rodillas o en una caminata orando a Dios en nombre de los miembros de nuestra comunión y por el avance del reino de Dios.

Agradezco también a las esposas cuyos maridos sirven como pastores. Gracias por su fiel servicio desinteresado en el papel a menudo desafiante de esposa del pastor (gracias también a los hombres cuyas esposas son pastoras). Como fuente de estímulo para las esposas de pastor, recomiendo un podcast de la Asociación Nacional de Evangélicos (NAE) con Kay Warren, quien con su esposo Rick, fundó la Iglesia Saddleback. Encontrará el podcast en http://nae.net/warrenpodcast/.

A todos nuestros ancianos, extiendo mi sincero agradecimiento por el aprendizaje de cómo se debe hacer el trabajo de un anciano, y por ser fieles al llamado de Dios a ese importante cargo de servicio en el cuerpo de Cristo. En última instancia, todo mi agradecimiento a Dios por la misericordia y la gracia que nos disciplina, pero quiero darles las gracias por ser sumisos a la guía del Espíritu, por haber dedicado su vida y unirse a Jesús en su ministerio.

Pastores, quiero animarles a no permitir que sus responsabilidades en la iglesia sean mayores a sus responsabilidades en el hogar, con su cónyuge, hijos, nietos y otros miembros de su familia. Por favor, aparten un día a la semana para estar libres de llamadas telefónicas y otras interrupciones relacionadas con la iglesia. Es necesario este tiempo para su propia renovación física y espiritual. También les animo a ir de vacaciones con su familia y dejar atrás los libros de texto, apagar el teléfono celular, no consultar su correo electrónico, y simplemente estar presente con su familia y amigos. Su congregación va a estar bien sin ti durante una semana o dos.

Para todos los que lean esta carta quienes son bendecidos, amados y servidos por uno de nuestros pastores, les animo a tomar tiempo este mes para mostrarles su agradecimiento.  Envíe una tarjeta u otro pequeño regalo de agradecimiento a su pastor para alentarlo y afirmarlo. Él o ella te necesitan tanto como tú los necesitas. Alabo a Dios por el buen hacer de nuestros pastores y ancianos.

Joseph-Tkach-signature

Joseph Tkach
Presidente, Comunión de Gracia Internacional

Traducción: Juan Daniel Quintana Portal

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.