por  Pedro  Rufián  Mesa

A pesar de que Benedicto XVI hizo su anuncio en latín ante el consistorio ordinario  público que había convocado, con motivo de varias canonizaciones, los rostros de  la  mayoría de  los  presentes delataron su gran sorpresa. De los periodistas presentes solo la corresponsal de la agencia italiana Ansa en el Vaticano, Giovanna  Chirri,  reaccionó  ante  lo  que acababa  de  escuchar,  por  saber  latín, llena  de  incredulidad  y dudando de si habría oído bien o no.

El 11 de febrero de 2013 Benedicto XVI acababa de anunciar su renuncia al pontificado de la Iglesia Católica, que sería efectiva el día 28 del mismo. Su insólita decisión lo convertía en el primer pontífice que renuncia en casi 600 años.

¿Fue su renuncia una forma de lanzar a la  curia  el  desafío  de  aceptar  nuevos modos con los que hacer  frente  a  los problemas que enfrenta la institución? El paso del tiempo nos dirá si es así o no. Pero nadie duda que su decisión fue un hecho histórico.

El obispo Francisco

El 13 de marzo pasado, en su quinta votación, 115 cardenales del cónclave habían elegido a Jorge Mario Bergloglio, argentino de origen italiano, como el primer papa de América Latina y el primero que no es de Europa en más de un milenio. También es el primero que procede de la orden de los Jesuitas, reconocida por su labor por la justicia social y por la educativa.

Papa Francisco lava pies a doce jóvenes recluidos entre ellos dos chicas, una católica y otra musulmana. Papa Francisco lava pies a doce jóvenes recluidos entre ellos dos chicas, una católica y otra musulmana.

Francisco,  desde  su  primera  aparición pública, con su crucifijo de plata ennegrecida de siempre, se ha referido a sí mismo como el obispo de Roma. Ha decidido seguir viviendo en la suite de la residencia  Santa  Marta,  no  en  el  apartamento  pontificio del  Palacio  Apostólico. Otra cosa que está llamando la atención es  su  sencillez  en  el  vestir.  Todos  los medios de comunicación también destacaron que en lugar de celebrar la misa de la Cena del Señor, del Jueves Santo, en  la  basílica  de  San  Pedro,  decidió hacerla en un reformatorio para jóvenes. Y lo más insólito, y criticado por los católicos más conservadores, eligió lavarles los pies a doce jóvenes allí recluidos, entre ellos dos chicas, una católica y otra musulmana.

Queda claro que el obispo Francisco está trayendo al papado nuevas formas, los cristianos evangélicos deseamos y pedimos que su llegada afecte también al fondo.

El  reconocido  líder  evangélico, Luis Palau,  y  compatriota  de  Jorge  Mario Bergoglio, “ha celebrado el nombramiento del cardenal Bergoglio como Papa y ha pedido a los cristianos que oren por él, como él nos ha pedido”, según recogió un artículo de Redacción en Actualidad Evangélica del 14/03-/2013.

Declarado  “amigo personal” de Bergoglio, la opinión de Luis Palau ha sido buscada por diversos medios en los días posteriores   al nombramiento.  Aunque Palau lleva viviendo muchos años en los Estados  Unidos, conoció a Bergoglio personalmente en sus visitas a Buenos Aires como evangelista. Afirmó que se sintió “emocionado y sorprendido” por su nombramiento.

En 2008, en un festival en Bueno Aires, Palau dejó atónita a la multitud al anunciar:  “Bergoglio me dijo que  me agradecía que viniera a hablarle a la juventud y pudiera acercarlos a Jesucristo porque muchos se habían alejado de la Iglesia Católica”.

La  noche de la presentación  como nuevo Papa pidió, antes de bendecir a la multitud, que los presentes oraran por él, y  se  inclinó  hacia  la  muchedumbre  en gesto de humildad. No era la primera vez que lo hacía. Luis Palau mencionó a este respecto: “Cada vez que oramos juntos, él me dice, ‘pon tus manos sobre mí y ora por mí, que Dios me mantenga como siervo’”. También afirmó: “Es respetuoso con  todas las partes de la  cristiandad”. (Fuente: Oregonlive.com /Asociación  Luis Palau / Youtube | Redacción: Actualidad Evangélica).

Hay esperanzas de que el obispo Francisco  active  el  ecumenismo.  Caminar hacia la unidad del cuerpo de Cristo es algo que los cristianos evangélicos siempre han buscado. Pero los avances serán  mínimos  mientras  existan  posturas excluyentes, y que no se sostienen con un análisis honesto y fiel ante la Palabra de Dios, como la afirmada en el Concilio Vaticano  II  Lument  Gentium  14:  ”…no podrían salvarse los que, sabiendo que Dios  fundó  por  medio  de  Jesucristo  la Iglesia Católica como necesaria para la salvación,   sin  embargo,  no  hubiesen querido entrar o perseverar en ella». O: “La Iglesia Católica es la única verdadera y depositaria de la religión cristiana. Fuera de ella no hay cristianismo …Es decir, nos salvamos por: -El amor que le tenemos a Dios. –La Caridad con la que tratamos al prójimo y –Por nuestras buenas obras”. Fuente: http://es.catholic.net/ecumenismoydialogointerreligso/388/856/articulo.php?id=1888

El Consejo Mundial de Iglesias afirma la importancia de un diálogo ecuménico auténtico,  y  de  un  testimonio  cristiano común. La Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España  afirmó en  un  comunicado  de  prensa:  “1.  La Iglesia cristiana protestante se siente parte de la única Iglesia que Cristo fundó. Ninguna iglesia o institución es propietaria ni mediadora de la obra salvífica realizada por Cristo… En este sentido, el protestantismo entiende que el cristianismo surge de una relación personal con Cristo que trasciende a las instituciones eclesiásticas humanas. La obra de Cristo no está contenida ni puede ser monopolizada por ninguna entidad, sino que reside en la misma persona de Cristo” (ICPRESS MADRID, 6 de septiembre de 2000). ■

Pedro Rufian Lea otros artículos de Pedro Rufián Mesa

 

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.