relevoPor Lynne Botha

He estado haciendo misiones durante años. A corto plazo, a tiempo parcial, a tiempo completo en el campo, como sea, lo he hecho. Y estoy cansada. No sólo el tipo de cansancio de un largo viaje ayudando a todos los demás en el camino, o incluso el tipo cansancio de la Mama que tiene tres empleos a tiempo completo y un esposo que quiere la atención de ella. Estoy desgastada y mi alma está cansada. El ministerio es costoso y he pagado el precio.

Alrededor de una semana antes de asistir a la conferencia de Ministerio Generaciones, estaba compartiendo con algunos de mis compañeros de oración sobre esto y algunas cosas extrañas que estaban ocurriendo conmigo. Normalmente tengo el equivalente de tres puestos de trabajo a tiempo completo: esposa del pastor, maestra de educación en el hogar y misionera; pero me había dado cuenta de que el Señor estaba quitando de repente cargas de tareas y de tiempo de mi plato. En lugar de tener dieciséis cosas que hacer para nuestras dos congregaciones y la organización de envío de misiones cada semana, me di cuenta de que sólo tenía dos. ¿Qué pasó Señor? Fuera lo que fuera, estaba agradecida. Pero todavía cansada.

Exprimida como estaba, me fui a la conferencia con la esperanza de que el Señor me introdujera en la próxima gran cosa que surgiría. En el ministerio que estaba haciendo para mi familia, para la iglesia, en la comunidad y entre mis vecinos, no me di cuenta de lo desalentada que me había convertido. Me sorprendió, como siempre lo hace, con justo lo que necesitaba: esperanza. Durante un momento de reflexión en silencio, me dijo que quería llevarme a la cima de la proverbial montaña. Dijo que me había olvidado de cuidar de mí misma en todo lo que hacía por Él. Dijo que estaba bien para mí concentrarme en mi enseñanza, mi familia y mi salud y descansar en Él. Entonces me mostró algo notable: mi vida se había convertido en una serie de alarmas de incendio. Pasé la mayor parte de mi tiempo en una postura de respuesta a los estímulos externos de desastre y no tenía tiempo para disfrutar de la vista. Tú conoces la expresión: «Tu falla al planear no constituye una emergencia mía». Obviamente quien dijo eso no estaba en el ministerio (riendo para mí misma aquí).

Una hermosa y joven muchacha llamada Tiffani se puso de pie para compartir su historia, y en ella escuché la mía propia. Habló articuladamente acerca de una adolescente criándose a sí misma porque sus padres no podían. Habló acerca de hermanos salvajes sin dirección para de pronto verse rodeada por un grupo de personas que estaban dispuestas a caminar a su lado.

Me acordé de mi propio pasado: cuidando de mis padres discapacitados, mis hermanos construyendo varias variedades del infierno mientras yo trataba de ir a la escuela y dirigir el hogar y las personas que Dios envió a caminar a mi lado.

Susan W. me enseñó una ética de trabajo y que a pesar de tener una mamá con un complejo de mártir, no se permite el lloriqueo. Francis P. me enseñó que no debemos cansarnos de hacer el bien y todas esas horas pasadas en oración realmente tienen una recompensa eterna. Joyce y Craig C. se convirtieron en los padres de mi corazón, me mostraron lo que realmente significa amar incondicionalmente. Recordé muchos más, cada uno era una voz repitiendo la canción del Espíritu Santo en mi oído, todos traídos a la mente y el corazón de la historia de la dulce y preciosa Tiffani. Y luego vino el regalo más grande: La miré y el Señor dijo: «Ven a mí, y yo te haré descansar”. No entendí al principio, pero en las próximas horas tuve la oportunidad de hablar con Tiffani y expresarle mi amor. Las palabras que dijo me hicieron darme cuenta que no estoy en su lugar nunca más. Estoy en el otro lado.

La miré y el Señor dijo: «Ven a mí, y yo te haré descansar”. Así que ahora ¿cuál es mi misión? Descansar, obviamente, pero no en mis laureles.

Alguien más ­toda una generación de «alguien más»­ tendrán que hacer el trabajo pesado y ahora mi trabajo es enseñarles. Puedo descansar y verter en otros lo que el Señor me ha enseñado. ¿Puedes escuchar el embrague cómo cambia de marcha?

Así que ahora ¿cuál es mi misión? Descansar, obviamente, pero no en mis laureles. Descansar en Él, enfocar mi tiempo y energías en mi esposo e hijos y en enseñar a una nueva generación de hijos muy amados de Dios, lo que es vivir en Cristo, en misión con él.

Las generaciones de misioneros y sus vidas convergen en el Espíritu de Dios y este camino increíblemente amoroso está ahora claramente establecido para mí a proa y popa. Dios puede tener un mensaje similar para ti cuando te sientes abrumado. ¿Le has preguntado? Ahora, discúlpenme un minuto mientras bailo feliz.  ◊

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.