Hmm…

orar-comidas

«Creo que la vieja práctica de hacer una pausa para dar gracias a Dios antes de las comidas  es muy sabia y buena. Me recuerda mi condición de criatura, al igual que las aves del cielo  y los lirios del campo, yo dependo de Dios para mi sustento diario. El simple acto de dar gracias en la mesa, sin duda puede ser practicado en piloto automático sin sentido, pero cuando se hace conscientemente, con conciencia, me puede conectar al menos tres veces al día con el Creador, quien suministra el suelo y la luz del sol y la lluvia para mantener el ciclo milagroso de la vida, del que soy parte. Y la verdadera gratitud a Dios también producirá gratitud a mis semejantes: el trigo, el manzano, la planta de maíz, el pollo, el salmón, y el ganado; el agricultor, el investigador agrícola, el conductor de camión, el vendedor de comestibles, y el cajero también.»- Brian McLaren , «Espiritualidad Desnuda», 77.

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.