La Trinidad no es sólo una doctrina, es la doctrina de la fe cristiana.

Muchas descripciones cristianas de la realidad comienzan en uno de dos sitios: con una declaración sobre la santidad, poder, e inteligencia de Dios o con una declaración sobre la autoridad de la Biblia.

Pero la única razón de que Dios es santo, poderoso o sabio, es porque él es Padre, Hijo, y Espíritu Santo. Y la única razón por qué la Biblia tiene cualquier autoridad es porque esto da testimonio de Jesús – quien es la revelación de Dios como Padre, Hijo, y Espíritu.

Todo nuestro pensamiento (es decir doctrina) sobre la fe cristiana y la vida en general tiene que comenzar con la base fundamental de toda la realidad y existencia: El que siempre ha existido, y siempre existirá, como la relación de amor del Padre e Hijo con el Espíritu. Aquí están unos cuantos ejemplos:

¿Cómo puedo ser feliz en la vida? Confiando en la verdad revelada a mí en Jesús por su Espíritu: que soy querido, amado e incluido en la vida que ellos comparten con el Padre. El Padre de Jesús es mi Padre y sus palabras a Jesús son sus palabras a mí en Jesús: ¡»aquí está mi hijo que amo muchísimo y soy muy feliz con él!”

¿Cómo puedo tener un buen matrimonio? A primera vista y creyendo que mi esposa y yo estamos incluidos y somos abrazados en la vida del Padre con su Hijo y cómo hemos sido sumergidos en su Espíritu.

¿Cómo puedo criar niños felices? Cooperando con el trabajo del Espíritu en sus vidas para ayudarles a ver que ellos están incluidos en la vida de Jesús y que su Padre los ama y los quiere tanto como él ama y quiere a Jesús.

De hecho, ¡cuanto más me rindo a Jesús y le dejo bautizarme en su Espíritu – y en la seguridad que ellos comparten conmigo del amor del Padre por mí – más comprendo cuan innecesariamente complicada he hecho mi vida en el pasado! Saber que la realidad última del universo es el amor y la aceptación del Padre, de Jesús, y del Espíritu, hace todo lo demás en la vida mucho más fácil a entender.

La Trinidad no es sólo una doctrina, es la doctrina de la fe cristiana.

Jonathan Stepp


Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.