La teología del vaso medio lleno

Tú conoces el viejo proverbio de ver el mismo vaso ya sea medio vacío o medio lleno. La idea es que si eres optimista, verás un vaso medio lleno, pero si eres pesimista, verás un vaso medio vacío. Yo tiendo a ser el tipo de persona que ve un vaso medio lleno. Pero no siempre fui de esta manera, especialmente cuando se trataba de mi vida espiritual.

Cuando era más joven, me inclinaba a ver mi vida con Dios como un vaso medio vacío. No importaba lo que hiciera, o que tan bueno intentaba ser, nada era suficiente. Siempre me sentía condenado ya que sabía que era un pecador.

Mi perspectiva era simple: Dios era bueno y santo; los seres humanos éramos malos. Memoricé unas cuantas escrituras que me recordaban que nadie es bueno, que todos pecaron y están privados de la gloria de Dios, que el corazón humano es desesperadamente malvado, etcétera. Estos versículos, separados del resto de la Biblia, formaban mi razonamiento sobre Dios, sobre Jesús, y sobre mí mismo.

Yo creía que, debido a nuestra naturaleza pecaminosa, Dios Padre le había dado la espalda a la humanidad, y que el Hijo había tenido que renunciar a su igualdad con el Padre para restituir esa relación.  Jesús vino a la tierra y vivió una vida perfecta, solamente para morir en una cruz y así pagar la condena de mis pecados.  Sabía que lo único que yo podía hacer era pasar el resto de mi vida haciendo el bien y que nunca podría pagarle a Jesús por el sacrificio que hizo por mí. Mi enfoque del vaso medio vacío me mantenía centrado en la penosa situación humana: el fracaso de la humanidad.

De pronto un día, mientras leía el libro de Romanos, Dios comenzó a abrir mis ojos a su amor y su gracia.  Comencé entonces a ver el vaso medio lleno, no medio vacío.  Por primera vez vi que la Biblia se enfoca en la salvación, la redención y la liberación, no en el pecado y la debilidad.  Los grandes temas de la Biblia no se centran en la debilidad humana, sino en el amor y fidelidad inmutables de Dios para redimir y liberar. Dios quitó mi mente y mi enfoque de mí mismo y los puso en Cristo. El vaso entonces se convirtió en un vaso medio lleno cuando comencé a ver lo que Cristo me había dado: perdón, aceptación, amor, adopción e inclusión.

Ver a Cristo en el centro de todo incrementó mi fe en el Dios que nos da la dádiva de la salvación simplemente porque nos ama.

Mi vaso bíblico, teológico y espiritual ahora está medio lleno.  Como pastor, me regocijo cuando veo cómo los vasos de otras personas se convierten en vasos medio llenos cuando comienzan a ver cómo la palabra de Dios no es condenación sino una constante afirmación de su amor, aceptación e inclusión.

Con la certidumbre de la fidelidad de Dios hacia nosotros demostrada por Cristo, testificada en las escrituras, y administrada por el Espíritu Santo, ¡ansío el día cuando el Cristo ascendido reaparezca, y entonces todos finalmente veremos nuestros vasos ya no como vasos medio vacíos o medio llenos, sino totalmente llenos!

la-teologia-del-vaso-medio-lleno.pdf

 

About Comunión de Gracia

COMUNIÓN DE GRACIA INTERNACIONAL [GRACE COMMUNION INTERNATIONAL], es una denominación evangélica activa en casi 100 países y territorios con una afiliación internacional de alrededor de 42 mil miembros y 900 congregaciones. Nuestra misión es “vivir y compartir el evangelio”. Creemos en la unidad espiritual de todos los creyentes en nuestro Señor Jesucristo. Le invitamos a reunirse con nosotros en nuestros servicios de adoración donde escuchará el evangelio de Jesucristo y conocerá a otros cristianos que están experimentando su relación con Jesucristo, así como usted.

Escribe tu comentario: