En el mes de octubre seguimos teniendo una asistencia ligeramente mayor que el promedio de meses pasados: De 9 asistentes ha aumentado a 11. Pero el sábado 13 de octubre nos reunimos de nuevo en la vecina ciudad de Rosarito en la casa del Sr. Antonio Miranda y tuvimos una asistencia de 23 personas, varias de ellas parientes del Sr. Antonio que vienen del interior del país y estarán un tiempo acá en el Norte. En esa ocasión tuvimos la visita del pastor Manuel Ochoa, quien nos dio un mensaje acerca de Romanos 14:8 (“sea que vivamos o muramos del Señor somos”).

Por otra parte se presentó un contratiempo en nuestros planes de seguir reuniéndonos en un salón por lo menos una vez cada mes o mes y medio porque el ministerio de la Iglesia Metodista local indicó que ellos tenían la idea de que el facilitarnos uno de sus salones era solo por una ocasión. Francisco no pudo negociar nada así que por el momento se cierra esa puerta y solo esperamos en Dios que se abra otra.

Después del servicio el pastor Ochoa nos comunicó a quienes estamos en el ministerio que quiere tener una conferencia que involucre al ministerio de Tijuana y al de Mexicali para darnos entrenamiento en evangelización como se ha estado haciendo en otras áreas. El plan era que nos reuniéramos en algún punto intermedio entre Tijuana y Mexicali y que asistieran Arturo y Ludy Haro así como el pastor José Luis Escalante. Las fechas planeadas eran el fin de semana del 17 y 18 de noviembre (coincidiendo con las fechas de la próxima conferencia en Guadalajara). Sin embargo, hace unos días el pastor Ochoa le informó a Francisco que debido a que un familiar enfermó de gravedad no podrá visitarnos en las fechas planeadas. Les informaremos una vez que tengamos un nuevo plan.

Referente al litigio de don Lupe lamentamos informarles que en esta transición que está haciendo de un abogado a otro no se dio seguimiento a aspectos críticos del proceso, y hace poco más de dos semanas un actuario le entregó una orden de desalojo por la mañana. Inmediatamente él fue con su abogado quien le encargó unos documentos que necesitaba para obtener un amparo pero cuando regresó a su casa ya estaban ejecutando el desalojo. En esas circunstancias el abogado ya no podía hacer nada. Lo que sigue es tratar de obtener un amparo para evitar que la parte contraria lleve a cabo la escrituración de la propiedad a su nombre. Pero como todo esto se mueve con dinero le dije a don Lupe que va a necesitar esperar a que se resuelva el caso de la otra propiedad que también tiene en litigio (y que su resolución se espera para dentro de un mes aproximadamente) para que luego la venda o consiga un crédito hipotecario y pueda seguir metiéndole dinero a este asunto de la propiedad de la cual lo desalojaron.

Mientras tanto el esposo de Sarai (hija mayor de don Lupe), que afortunadamente tiene un camión de carga, acudió para cargar todas las cosas que habían echado a la banqueta e hizo varios viajes para llevarlas a la casa donde vivía la esposa de don Lupe (la cual está separada de él desde hace más de un año), y ahora don Lupe está viviendo allí.

Bueno, hasta aquí de este asunto, sobrando pedirles que por favor sigan orando al respecto.

Aparte del mensaje del pastor Ochoa que mencioné arriba, otros temas tratados en el mes fueron:

– De la Nada a la Eternidad: De dónde venimos y a dónde vamos en el plan cósmico de Dios

– No Somos “Reformados” Sino Personas Nuevas en Cristo

– Nuestra Victoria no Depende de Nuestro Desempeño

Hasta la próxima.

Wilfrido Gonzalez

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.