por  Greg  Williams

El perro es amor «es una calcomanía popular en Carolina del Norte, EE.UU., donde vivo. Parece ser una copia de «Dios es amor» tomado de 1 Juan 4:8. No estoy seguro si las personas que portan esta calcomanía en su parachoques son personas anti-Dios, o gente que simplemente son amantes de los perros, o tal vez son ambas cosas. Pero cualesquiera que sean sus sentimientos, me gusta la calcamonia en el parachoques por mis propias razones.

.

«Arroyo Blanco Cometa Haley» (hay perros registrados con nombres largos) era una pequeña y enérgica perra negra labrador.Tenía poco más de un año de edad cuando fue adoptada por la familia Williams. Debido a que su propietario original había sido verbal y físicamente abusivo, Haley se acomodó con bastante facilidad. Nuestro hijo Glenn, siendo el tierno joven que es, fue paciente con Haley y poco a poco la perra recuperó su confianza y se convirtió en la perra sana y alegre como Dios la había creado.

Los labradores juegan todo el día, si pueden, y su actividad favorita parece ser el simple juego de obtención de información. Haley jugaba con cualquier objeto que pudiera tener en su boca, una pelóta de tenis, una lata, un palo,

Dios creó a los animales para el beneficio y placer de la humanidad, y Haley nos trajo a mi familia y a mí, una gran alegría y amor.

y su favorito: una manzana. Cuando las manzanas se maduran en los árboles en otoño, no había nadie más feliz que Haley. Ella en realidad agarraba las manzanas del árbol en la boca, entonces después de un juego extendido de buscarlas se acurrucaba en el suelo y se las comía.

Sólo por ser la criatura que Dios creó, Haley me enseñó mucho acerca de cómo Dios se relaciona con nosotros. Siempre me mostraba su amor incondicional. Estaba siempre entusiasmada, siempre feliz y siempre dispuesta a interactuar con cualquier miembro de la familia. Ella se emocionaba de vernos regresar cuando salíamos y le encantaba estar cerca de nosotros y escuchar nuestras conversaciones.

El día de su muerte fue más difícil de lo que podría haber imaginado. Muchas veces había considerado tontos a los inflexibles mascota-amantes. Después de todo, ¿no debe ser nuestro amor dirigido hacia la gente? Pero la muerte de Haley fue una pérdida dolorosa, la pérdida de la compañera que corría delante de mí al pasear por el huerto y alrededor del estanque, la pérdida de la artista, que sacaba objetos flotantes de la laguna y sonaba como un barco de motor cuando nadaba hacia la orilla, la pérdida de la exuberancia de la juventud que corría a toda velocidad por el patio para arrebatar una pelota lanzada al aire, y sobre todo la pérdida de una querida amiga que siempre me amó y me aceptó. Lloré por ella.

La vida de Haley me ha enseñado la verdad detrás de la calcomanía «El perro es Amor». Pero detrás de esa verdad hay una verdad mucho más grande: «Dios es Amor». Dios no es sólo el creador del amor, Él mismo es amor, la plenitud de la entrega, el sacrificio, la espera, la nostalgia, la pasión, la emoción y la alegría en la relación eterna del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Y Jesucristo, al hacernos uno con él, nos ha incorporado a su propia relación con el Padre como el Hijo amado de papá.

Dios creó a los animales para el beneficio y placer de la humanidad, y Haley nos trajo a mi familia y a mí, una gran alegría y un gran amor en sus cortos cinco años. En el día de su muerte, me di un paseo solitario alrededor del estanque. Me acordé de Haley y hablé con el Dios de amor.

Me fijé cómo el abundante amor de Dios es magnético, poderoso e irresistible. Él nos ama tanto que envió a Jesús, quien nos va a seguir sin descanso aún cuando nos alejamos de él o estamos atrapados en las tormentas y las preocupaciones de la vida.

El poema de Francis Thompson El sabueso del cielo, se acerca a este homenaje a Arroyo Blanco Cometa Haley. Thompson fue un hombre que no luchó por alguna bandera o religión en particular, sino que simplemente narra la misteriosa historia de su propia alma, e indirectamente su historia se convierte en la nuestra.

A través de luchas y persecuciones entra en un nuevo elemento maravilloso y emocionante. El poema describe a las personas que siguen el ideal, «el cual, al igual que una estrella lejana, viaja delante de sus peregrinos durante la noche». Aquí el ideal ya no es pasivo, es algo a perseguir. Se detiene por sus peregrinos, «la estrella que optó por agacharse y quedarse por nosotros». Ahora gira en torno a ellos y los persigue. El ideal está vivo y consciente, es una fuerza real y viva entre las grandes fuerzas del universo. Está tras la gente, y en este gran poema lo vemos a la caza de un alma como un perro seguiría un presidiario que huye. Este idealismo religioso no es otro que Jesús, el Sabueso del Cielo que en amor persigue a toda la humanidad.

Haley fue una mascota notable que ayudó a este peregrino a conocer mejor a Jesús, tanto en su vida y en su muerte.

Haley, te extrañaremos.  ◊

Greg Williams es director de Ministerios Generaciones de Comunión Internacional de la Gracia. Él vive en Georgia con su esposa Susan.

El-perro-es-amor

[gview file=»https://comuniondegracia.org/blog/wp-content/uploads/2010/10/El-perro-es-amor.pdf»]


Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.