Cada mañana, de camino al trabajo, Veo a una mujer de pie en una esquina de la calle. Cada día ella está sosteniendo un letrero de cartón, probablemente una de las pocas cosas que puede llamar suyo. Las letras en el cartel son torpes y las palabras son difíciles de leer. La necesidad en la vida de esta mujer, sin embargo, está a la vista y es dolorosamente fácil de entender. Sin embargo, cada mañana paso sin detenerme a ayudar. Al ver la mirada de desesperación en su rostro, me recuerdo a mí mismo una vez más que debo llenar una bolsa con comida y ropa para dársela a ella mañana. Es vergonzoso que el mañana nunca llega. Cada mañana la mujer está ahí, pero mi ayuda para ella no.

Nuestros pensamientos y nuestras mejores intenciones no quitan los dolores del hambre.

Nuestras sonrisas simpáticas no dan consuelo ni curan el dolor de un corazón desesperado.

Si vamos a hacer la diferencia, tenemos que tomar medidas. Tenemos que hacer algo.

No detengas el bien de aquellos que lo merecen cuando está en tu poder ayudarles. Si puedes ayudar a tu vecino ahora, no digas, «Vuelva usted mañana, y luego yo le ayudo». ~ Proverbios 3:27-28

El día de ayudar es ahora.

Es hora de que tú y yo hagamos algo.

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.