«Quedaron desiertos los caminos, Y los viajeros andaban por sendas tortuosas. Se habían terminado los campesinos, se habían terminado en Israel, Hasta que yo, Débora, me levanté, Hasta que me levanté, como madre en Israel. Habían escogido nuevos dioses; Entonces la guerra estaba a las puertas. No se veía escudo ni lanza Entre 40,000 en Israel.»  – Jueces 5:6-8

DeborahEste debate ha estado sucediendo entre los cristianos durante siglos. ¿Debemos participar en la vida pública? Algunos pueden decir que sí, incluso hasta el punto de ser militante de ello. Otros pueden decir que, porque nosotros no somos de este mundo, no debemos estar activos en sus asuntos.

La escritura anterior muestra cómo las cosas se habían puesto difíciles en Israel. Las carreteras estaban mal cuidadas y algunos no estaban seguros. Los que deberían haber llevado la sociedad a una mejor condición se pusieron primero a sí mismos en lugar de servir a la nación. Muchos estaban visiblemente obesos y descuidados en su vida personal. Parecían derrotados incluso antes de empezar. A la deriva, luchando entre ellos, mientras los líderes estaban dirigiendo a la gente a ninguna parte.

En esta situación, Dios envió a una mujer notable: Débora. Ella no tenía miedo de agitar las aguas para desbloquear la situación. Tú puedes leer la historia completa en el libro de Jueces capítulos 4 y 5. El punto es que su fe no se vio comprometida por su participación en la vida de la nación y de la comunidad.

De acuerdo con el Nuevo Testamento, los cristianos ayudan siempre que pueden, por ejemplo, Dorcas. Su trabajo caritativo era bien conocido, y cuando murió Dorcas, muchos lloraron por ella al recordar el impacto que había hecho en su vida (Hechos 9:39).

Nuestros actos de servicio público muestran el amor de Jesús en las cosas que hacemos. Ya se trate de mantener una puerta abierta para otra persona o servir en un puesto oficial, se trata de cómo Jesús nos ha transformado para amar y cuidar a las personas.

Algunos dicen que la religión debe ser algo privado, y algunos van tan lejos como para decir que estamos en el error porque creemos en Dios. La Biblia no estaría de acuerdo. La nuestra es una fe pública, una expresión externa de nuestra confesión interior que Jesús es el Señor de nuestras vidas.

«Vive una vida tan buena», escribió Pedro, para que los demás, «aunque los acusen de hacer el mal… vean las buenas obras de ustedes y glorifiquen a Dios» (1 Pedro 2:12).

Padre, ayúdanos a demostrar públicamente el amor de tu Hijo para con los demás haciendo buenas obras dondequiera que nos lleves. En el nombre de Jesús. Amén


Sobre el autor:
James Henderson es el Líder del Ministerio Nacional para Comunión de Gracia Internacional en el Reino Unido e Irlanda.

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.