El arrepentimiento

Por supuesto que debe haber arrepentimiento. Pero incluso el arrepentimiento es una celebración, no una sesión de negociación en la que trabajamos lo suficiente para resolver el problema del pecado y ponernos al día con Dios. No es volvernos del pecado, sino un retorno a la fe – un despertar de nuestra confianza en que todos nuestros actos, malos y buenos, han sido hechos en Dios [Jesús, el Hijo encarnado].

Robert Farrar Capon «La locura de la predicación: la proclamación del Evangelio contra la Sabiduría del Mundo», p. 22


Otros artículos de Robert Farrar Capon

  1. ¡Buenas Noticias!
  2. La Gracia
  3. Creación y Redención
  4. El azar por diseño y la ecología de la redención
  5. El arrepentimiento

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.