Por supuesto que debe haber arrepentimiento. Pero incluso el arrepentimiento es una celebración, no una sesión de negociación en la que trabajamos lo suficiente para resolver el problema del pecado y ponernos al día con Dios. No es volvernos del pecado, sino un retorno a la fe – un despertar de nuestra confianza en que todos nuestros actos, malos y buenos, han sido hechos en Dios [Jesús, el Hijo encarnado].

Robert Farrar Capon «La locura de la predicación: la proclamación del Evangelio contra la Sabiduría del Mundo», p. 22


Otros artículos de Robert Farrar Capon

  1. ¡Buenas Noticias!
  2. La Gracia
  3. Creación y Redención
  4. El azar por diseño y la ecología de la redención
  5. El arrepentimiento

2 thoughts on “El arrepentimiento

  1. Yo creo que todas las manifestaciones que Dios nos muestra a través de su Hijo y que, por añadidura nos impactan, esto es porque las hace en, por y para nosotros; deben ser motivo de CELEBRACIÓN ya que todo lo que hace Él esta bien, es perfecto y lo hace para sí.

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.