«No tengas miedo, porque yo estoy contigo. No te desanimes, porque yo soy tu Dios. Yo te fortaleceré y te ayudaré. Te sostendré con mi mano victoriosa»(Isaías 41:10).

El miedo puede impedirnos hacer muchas cosas que de otra manera nos gustaría hacer, incluso cosas simples como hablar con la gente o probar nuevos alimentos. Nos puede impedir cumplir nuestros sueños de escribir ese libro, o incluso escribir un blog. Pero Dios dice que no debemos tener miedo, porque él nos fortalecerá y nos ayudará. El hecho de saber esto no es de mucha ayuda cuando nos enfrentamos a una situación a la que tememos, tenemos que experimentar a Dios y aprender a confiar en él.

He tenido que enfrentar muchos miedos, incluido el más grande: hablar en público. Quería escaparme un par de veces, pero en lugar de eso respiré profundo, dije dependo de ti Señor, ayúdame, y Él lo hizo. Él me levantó cuando me levanté para hablar y mis rodillas estaban débiles y temblando. Él me dio la fuerza que necesitaba y la confianza para seguir confiando en Él. No tengas miedo de dejar que Dios te sostenga.

Tammy Tkach

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.