Dios está en nuestros momentos

El turno de Tammy

por Tammy Tkach

Mi padre solía decir que el tiempo pasa tan rápido que parece como si cada dos días es jueves. Cuando el tiempo pasa así de rápido, los segundos, minutos y horas de la vida puede correr juntos y perderse. Santiago tenía razón: la vida es como una neblina que se aparece por un tiempo y luego se desvanece (Santiago 4:14).

.

«Enséñanos a contar bien nuestros días», le pidió Moisés a Dios, para que adquiramos un corazón de sabiduría» (Salmo 90:12). ¿Cómo hacemos esto? El autor Mark Buchanan sugiere que «trabaje donde el tiempo y la eternidad se encuentran. Preste atención a cómo Dios está en marcha en el misterio de cada momento, en su loca carrera o enloquecedora lentitud. Él está presente en ambos. Pero con demasiada frecuencia, estamos tan obsesionados con el tiempo que no hecemos tiempo para notarlo en realidad» (El reposo de Dios, Thomas Nelson, 2006).

¿Prestas atención a cómo Dios está en marcha en el misterio de cada momento? ¿O permites que te nublen en una loca carrera para terminar de hacer todo? Yo he mencionado un par de veces soy una gran fanática de  Viaje a las estrellas (Star Trek). Disfruté de todas las películas (incluso las de numeración impar). En La insurrección, una mujer llamada Ba’ku Anij enseña el capitán Jean-Luc Picard cómo capturar un momento único. Se ralentiza el tiempo, lo que le permite ver las alas de un colibrí aleteando mientras se acerca a una flor. Cuando su vida está en peligro, él practica esta técnica y es capaz de mantenerse con vida mientras llegua la ayuda.

Si bien no podemos ralentizar el tiempo (quisiera poder hacerlo), podemos hacer una pausa para observar el misterio de Dios en nuestros momentos. Escoje un momento y enfócate en dónde estás, qué estás haciendo, con quién estás y cómo Dios está presente. Toma una fotografía instantánea mental y alaba a Dios por lo que ves. En cierto modo, el tiempo se ralentizará y estarás totalmente en el momento.

Recuerdo haber hecho esto un día cuando mis hijos y yo estábamos en un parque. Fue un día perfecto: había buen tiempo y todo el mundo estaba feliz y saludable. Nos encontramos con un buen amigo y mis hijos estaban jugando y riendo. Mientras los observaba, me di cuenta de que este era uno de esos momentos perfectos en el tiempo y que nunca volvería. Tomé una foto mental, observando cada detalle del momento. Todavía puedo verlo en mi mente, muchos años después.

¿Por qué esto es importante?, puedes preguntarte. Se nos dice en 1 Pedro 1:24: «La gente es como la hierba; su belleza es como una flor en el campo. La hierba se seca y la flor se marchita». No estamos aquí por mucho tiempo, y esperamos un futuro mejor con el Señor. Pero mientras estamos aquí, podemos disfrutarlo. El Catecismo Menor de Westminster dice: «el propósito final del hombre es glorificar a Dios y disfrutar de él para siempre». Frénate un poco y goza de Dios, dale gloria y gracias a medida que avanzas a través de tu día. Él está presente en la unión del tiempo y la eternidad mientras vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser en él.   ◊

[gview file=»https://comuniondegracia.org/blog/wp-content/uploads/2010/10/Dios-esta-en-nuestros-momentos.pdf»]

About Tammy Tkach

Tammy Tkach, es directora de Ministerios de la Mujer y esposa del presidente de la Comunión de Gracia Internacional, Joseph Tkach.

Escribe tu comentario: