Revista Verdad y Vida – Enero/Febrero 2018

Regocijándonos en la Encarnación
En la persona de Jesús, lo eterno entró en el tiempo sin cesar de ser eterno, elevándonos a los seres temporales, a través de Jesús, a la participación en la eternidad de Dios. En otras palabras, la venida de Jesús en la carne cambia el tiempo para todo el tiempo.

Palabras antiguas que te cambian
Unas palabras que tienen poder.

¿Has orado hoy?
Te mostraremos cuatro buenas razones para hacer de esto un hábito diario.

El nacimiento que lo cambió todo
El segundo mejor regalo de Navidad
EDITORIAL – La Natividad: Salvación para todo el mudo

EDITORIAL – El mejor encuentro de todos

LA PÁGINA DE TAMMY TKACH – Que alguien lo haga

RINCÓN DE ESPERANZA  – No podemos ser una isla

CIENCIA Y FE – La religión del ateísmo

RINCÓN DE LA POESÍA

CARTAS AL DIRECTOR

500 Aniversario de la Reforma Protestante

Con la ayuda de Dios se confía que el 500º aniversario de la Reforma sirva también para que el resto de la sociedad deje de asociar a los cristianos evangélicos con una connotación negativa, como algo ajeno, oscuro y sospechoso; y que en un clima de libertad, respeto y apertura, puedan compartir con los demás ciudadanos los principios y valores que el paso de los siglos ha demostrado que han sido poderosas y positivas influencias, necesarias para conformar sociedades más justas, honestas, solidarias y con más esperanza. Valores y principios que nuestra sociedad sigue necesitando hoy.

¿Qué roca bloquea tu camino?

Esas piedras en la senda de los objetivos de nuestras vidas se pueden quitar con más o menos esfuerzo, persistencia y constancia, pero todos los seres humanos teníamos una roca insuperable en nuestro camino para alcanzar el propósito para el que fuimos creados: Tener vida eterna para gozarla en relación y comunión con nuestro Creador y los unos con los otros.

¿Es importante la verdad?

Por nosotros mismos no podemos conocer la Verdad, pero Dios nos la ha dado a conocer en Jesucristo por medio del Espíritu: “Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres” (Juan 8:32). “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí” (Juan 14:6). Al escuchar la Verdad, que es Jesucristo venimos a estar en contacto con la verdad y la realidad de quién es Dios, de quiénes somos nosotros, descubrimos la verdadera naturaleza de lo creado y nos dice quién y cómo eran, son y serán las cosas realmente.