Llámame amado

Por J. Richard Parker Desde que recuerdo, nunca he estado a gusto con los sobrenombres. Supongo que se remonta a cuando empecé la escuela y me encontré en esa zona imprecisa entre los que ya sabían leer y los que no sabían. Los que podían leer eran llamados «lectores normales»…

leer más