Por J. Richard Parker

Desde que recuerdo, nunca he estado a gusto con los sobrenombres. Supongo que se remonta a cuando empecé la escuela y me encontré en esa zona imprecisa entre los que ya sabían leer y los que no sabían. Los que podían leer eran llamados «lectores normales» y asistían a la clase de lectura regular. Los que no sabían leer eran llamados «no lectores», y se colocaban en la clase de principiantes. Bueno, puesto que yo podía leer un poco, pero no lo suficiente como para ser etiquetado como un lector normal, flotaba (bastante incómodo, debo añadir) ida y vuelta entre los dos grupos, en realidad sin nunca sentirme parte de ambos.

Ahora soy un adulto que puede leer, gracias a Dios, y la lectura me ha ayudado a comprender mejor la amplitud de la gracia de Dios. Sin embargo, esa sensación de incomodidad acerca de las etiquetas ha surgido de nuevo al estudiar esta buena noticia maravillosa en las Escrituras. Los que realmente creen que la salvación viene por gracia mediante la fe y no por las obras humanas son a veces peyorativamente llamados «universalistas», lo que implica que creen que todo el mundo será salvo independientemente de si alguna vez llegan a conocer y confiar en Jesucristo.

No creo eso, por supuesto. Sé que la salvación es solamente en Jesucristo, y aunque Jesús ha llamado a toda la humanidad a sí mismo y reconcilió a toda la humanidad con el Padre, sólo los que creen pueden abrazar y disfrutar su regalo.

Creo que nadie se queda fuera de la gracia y amor de Dios y que lo que Jesús hizo, lo hizo por toda persona que ha vivido. Lo que en última instancia hagan ellos con la salvación que tienen asegurada, es otro asunto. Pero tal vez yo soy un «universalista» en el sentido de creer en el poder y el amor del Padre, Hijo y Espíritu Santo hacia la humanidad. Y tal vez soy incluso un esperanzador «universalista» en el sentido de pensar que Dios es tan amoroso y tan fiel y tan persistente que quizá eventualmente ganará la lealtad del más malo y rebelde y obstinado de sus hijos.

¿Es bueno o malo ese tipo de «universalismo»?

Un par de preguntas me vienen a la mente.

1. Si Dios finalmente gana a todo el mundo cuando todo esté dicho y hecho, ¿eso sería una cosa mala?

2. Si Dios resulta ser tan bueno en su obra de salvación que con el tiempo todos terminan aceptando su gracia y amor, ¿eso sería contrario a la voluntad y propósito de Dios?

Para mí, la respuesta a ambas preguntas es «¡NO!»

Que las personas vengan a la fe es una cosa muy buena, y es precisamente la voluntad y el propósito declarados de Dios.

Juan 3:16-17, por ejemplo, nos dice: «Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para salvar al mundo a través de él. » Dios no está en el negocio de la condenación, está en el negocio de la salvación, y él es bueno en lo que hace.

El apóstol Pablo escribió en Colosenses 1:19-20, «Porque Dios se complació en tener toda su plenitud en [Cristo], y, por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, las cosas en la tierra y las cosas en el cielo, haciendo la paz a través de su sangre, derramada en la cruz «.

Primera Juan 2:2 nos dice: «[Cristo] es la propiciación por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino también por los pecados de todo el mundo

Jesús nos dice en Juan 12:32, «Y yo, cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí«.

Pablo dijo en 1 Timoteo 2:5-6, «Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús, él mismo hombre, que se entregó a sí mismo como rescate por todos«.

Y el apóstol Pedro declaró: «El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza. En su lugar, es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento» (2 Pedro 3:9).

Pero, ¿el hecho de que Dios quiere que todos procedan al arrepentimiento quiere decir que todo el mundo lo hará?

Bueno, francamente, no sé. Dios no me consulta a mí estas cosas. Lo que sí sé es que Dios ama al mundo, ha reconciliado al mundo consigo en Cristo, y Cristo ha hecho la expiación por todo ser humano. Lo que sí sé es que Cristo atrae a todos hacia sí mismo, es el rescate de todas las personas, y no quiere que nadie perezca.

Así que si Dios mismo resulta ser el Universalista supremo en su amor fiel y poder para la salvación, ¿quién soy yo para discutir con él de esto?

El hecho es que Dios hará lo que va a hacer para salvar a la gente, y utiliza medios y métodos muy por encima de nuestras habilidades y conocimientos.

Como dijo Pablo en Romanos 11:32-36, «Porque Dios nos ha sujetado a todos a la desobediencia, para poder tener misericordia de todos. ¡Oh, profundidad de las riquezas de la sabiduría y el conocimiento de Dios! Inescrutables sus juicios y sus caminos! «¿Quién ha conocido la mente del Señor? ¿O que ha sido su consejero? ¿Quién ha dado a Dios, que Dios debe pagarles? Porque de él y por él y para él son todas las cosas. A él sea la gloria por siempre! Amén «.

Así que me limitaré a dejar que Dios (como si él necesita mi permiso) hacer lo suyo y me deleitaré de cualquier manera que lo haga a través de Jesucristo. Cuando alguien te ama tanto como Dios lo hace, puedes confiar en él en todo, incluso con respecto a tus sus seres queridos incrédulos.

Si eso me convierte en «universalista», que así sea. Sin embargo, yo preferiría, si se necesitan etiquetas, sólo ser conocido como un creyente en el nombre de Jesucristo y dejar las cosas de Dios, incluyendo mi vida y las vidas de los demás, en sus manos fieles y amorosas.
Richard Parker vive en el sur de California con su esposa, Sally. Es pastor de dos iglesias, escribe, y es miembro activo de la televisión de acceso público. Su sitio blog es: JustMoreReligiousThoughts.blogspot.com

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.