Segundo Martes de adviento – 6 de diciembre 2011

Ya te lo he ordenado: ¡Esfuérzate y se valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas.
Josué 1:9

Josué sucede a Moisés como el líder del pueblo de Israel. Una tarea enorme, el llamado de Dios exige valentía. La promesa de Dios es su presencia constante. Es una combinación poderosa, la presencia de Dios, nuestra valentía.

Tómate tiempo hoy… para considerar lo que Dios te llama a ser o hacer. ¿Dónde necesitas valentía?

Enciende una luz… agradece a Dios por su promesa de estar contigo dondequiera que vayas. Ora para que puedas dar a conocer su presencia.

Haz tiempo hoy… para desenvolver el regalo de la valentía. Da un paso de fe: un nuevo lugar para ir, una palabra que decir, una mano de ayuda que ofrecer.

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.