la luz

¡Levántate! Que brille tu luz para que todos la vean. Pues la gloria del Señor se levanta para resplandecer sobre ti. Isaías 60:1

Las luces son la belleza de la temporada de Adviento. En la oscuridad de las noches largas, las luces brillantes y coloridas hablan de esperanza y promesa.

Isaías canta de la luz de Dios amaneciendo sobre su pueblo, aunque las tinieblas cubren la tierra (ver más abajo el canto completo).

Esa luz es la gloria de Dios.

Gloria … la belleza, el color y la maravilla de Dios.

Gloria … transformación y esperanza para la más oscura de las situaciones.

Gloria … El toque de Dios en nuestras vidas.

Gloria … nuestro toque en el mundo de hoy.

  • Tómate el tiempo hoy para disfrutar de las luces a tu alrededor; verlas, observarlas, y dejar que te hablen de la gloria de Dios.
  • Enciende una luzdeja que Dios traiga su luz en las áreas de tu vida donde hay una sensación de oscuridad.
  • Haz tiempo hoy para iluminar la vida de alguien. Canta una canción de Gloria.

y sería bueno saber donde estás cantando tu canto de Gloria hoy… deja tus comentarios o sube tus fotos.

El canto de Gloria

¡Levántate! Que brille tu luz para que todos la vean.
Pues la gloria del Señor se levanta para resplandecer sobre ti.
Una oscuridad negra como la noche cubre a todas las naciones de la tierra,
pero la gloria del Señor se levanta y aparece sobre ti.
Todas las naciones vendrán a tu luz;
reyes poderosos vendrán para ver tu resplandor.
»¡Levanta los ojos, porque todo el mundo vuelve a casa!
Tus hijos llegan desde tierras lejanas;
tus hijas pequeñas serán traídas en brazos.
Resplandecerán tus ojos
y tu corazón se estremecerá de alegría
porque los mercaderes del mundo entero vendrán a ti.
Te traerán las riquezas de muchos países.
Enormes caravanas de camellos convergirán en ti;
los camellos de Madián y de Efa.
Los habitantes de Saba traerán oro e incienso
y vendrán adorando al Señor.
A ti te serán dados los rebaños de Cedar
y los carneros de Nebaiot serán traídos para mis altares.
Aceptaré sus ofrendas
y haré glorioso mi templo.
»¿Y qué veo volando hacia Israel como las nubes,
como las palomas hacia su nido?
Son barcos de los confines de la tierra,
de países que confían en mí,
con los grandes barcos de Tarsis a la cabeza.
Traen al pueblo de Israel de regreso a su hogar desde muy lejos,
transportando su plata y su oro.
Honrarán al Señor tu Dios,
al Santo de Israel,
porque él te ha llenado de esplendor.
»Vendrán extranjeros para reconstruir tus ciudades
y sus reyes te servirán.
Aunque te destruí en mi enojo,
ahora tendré misericordia de ti por mi gracia.
Tus puertas permanecerán abiertas de día y de noche
para recibir las riquezas de muchos países.
Los reyes del mundo serán llevados como cautivos
en un desfile victorioso.
Las naciones que se nieguen a servirte
serán destruidas.
»La gloria del Líbano será tuya
—los bosques de ciprés, de abeto y de pino—
para embellecer mi santuario.
¡Mi templo será glorioso!
Los descendientes de los que te atormentaron
vendrán a inclinarse ante ti.
Los que te despreciaron
te besarán los pies.
Te llamarán la Ciudad del Señor,
y Sión del Santo de Israel.
Isaías 60:1-14

Escribe tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.