¡Creo que Dios me odia!

¡Creo que Dios me odia!

“No tengo amigos en quienes puedo confiar…ellos en el pasado me fallaron. Uno incluso me maldijo…. Ahora pienso que todas estas cosas malas me han sucedido por su maldición. Desde que mi madre murió ha sido una desgracia tras otra. Creo que Dios me odia. No le puedo culpar – Yo también me odio.”

Siete hábitos de consoladores eficaces

Siete hábitos de consoladores eficaces

Ayudar a un amigo o amiga que está sufriendo es tanto un privilegio como una responsabilidad. No existen palabras mágicas que puedan quitar el sufrimiento, la traición, la ira, la frustración o la depresión. Pero usted puede mitigar el golpe ofreciendo consuelo y apoyo. No diga demasiado. Un abrazo, algunas lágrimas y unas pocas palabras […]