Siete razones para creer en Dios

Siete razones para creer en Dios

En el año 2005 tuve lo que los teólogos llaman una “noche obscura del alma”. Fue horrible. Mi fe me dejó y me encontré en un estado de completa y total obscuridad espiritual. Durante algún tiempo no solo no podía creer en Dios, sino que la sola idea de Dios dejó de tener algún significado para mí. Toda mi vida en el ministerio me parecía haber sido un engaño y una decepción. Fue terrible.